aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hay Boing para rato

Señala la empresa que su éxito en el mercado refresquero es por méritos propios

Sitios Relacionados:

Jueves 21 de noviembre de 2002 Nelly Acosta Vázquez | El Universal

A pesar de varias sentencias de muerte dictadas en su contra, refrescos Pascual refrenda su compromiso con el modelo de cooperativa y afirma que con sus próximas inversiones dominará más el nicho de mercado de bebidas de frutas.

La refresquera refuerza su cartera de productos, y además de invertir 60 millones de pesos, su esfuerzo ha generado una campaña para fomentar la preferencia de sus productos.

"Ya son varias ocasiones en las cuales hemos salido a aclarar que Pascual no está en quiebra. Por el contrario, goza de números sanos y alentadores", dice Salvador Torres, presidente del Consejo de Administración de Pascual, justamente como explicación a un e-mail que invita a beber Boing y evitar su quiebra.

Si bien la refresquera se deslinda de estos mensajes, Kim Coontz, coordinador del Centro de Cooperativas de la Universidad de California, manifiesta que eso da pauta a una excelente campaña de consumo.

"Sabiendo que más vale ser modesto a través de boca de terceros, Pascual atrae a un numeroso público de intelectuales, estudiantes universitarios y globalifóbicos, para que actúen como sus portavoces", dice Coontz.



Situación real

De acuerdo con Torres, Pascual tiene en la ciudad de México y área metropolitana su mercado fuerte, pulverizado en incontables puntos de venta en escuelas, tiendas de abarrotes, restaurantes y puestos semifijos. Ahí, se ubican sus tres marcas: Boing, Pascual y Lulú. En general, la empresa comercializa jugos de frutas, concentrados, bebidas carbonatadas, agua embotellada y leche.

El resto del país, expresa Torres, significa 40 por ciento de su negocio, un comercio manejado de forma colectiva que da empleo a 4 mil 400 trabajadores y cuenta con 19 sucursales y 30 distribuidores.

Este esfuerzo, combinado con productos de alta calidad, gran aceptación y lides logísticas, resulta en lo que va del año en la venta de 34 millones de productos, es decir, 6 por ciento arriba de lo que se vendió en 2001.



Uno para todos...



Respecto a las ventajas de seguir el modelo de cooperativa desde 1985, Torres dice que gracias a ello "todos los empleados estamos comprometidos a no dejarnos caer, además de que no dependemos de nadie. La maquinaria y los procesos son nuestros".

La cooperativa ha tenido que bregar en contra del Artículo 80 de la Ley de Sociedades de Cooperativas, que eliminó la exención de impuestos a estas empresas.



Sí es desleal la competencia

"Las marcas transnacionales no permiten nuestro avance, pues ejercen prácticas monopólicas", dice Torres, añorando los tiempos en que la presencia nacional era de 50 por ciento .

Otra situación que considera les pone más difícil el camino es el hecho de que Pascual utiliza azúcar para hacer sus productos, en tanto que el resto, usa fructuosa.

"Alrededor de 2 mil personas del Ingenio de Puruarán dependen de nosotros por el uso de azúcar, lo mismo que en La Pureza y en Real de Tizayuca, porque utilizamos frutas naturales", agregó Torres. "Esto nos da mayor calidad pero por disposiciones de mercado, nos resulta más caro que ser artificiales".

Asimismo, narra cómo en alguna ocasión Pepsi Co. intentó comprarla y al negarse, la internacional le cerró el mercado por mucho tiempo.

"Además, nos prohíben entrar a ferias o eventos en donde tenga presencia Coca-Cola", explicó.

Sin embargo, Pascual se mantiene optimista: tiene planes de extenderse a países de América Latina, de rediseñar la presentación de sus productos y de aumentar la venta este año 8 por ciento .



PUBLICIDAD