aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La inversión de cartera y la inversión extranjera en México


Viernes 07 de junio de 2013 Gregorio Vidal* | El Universal
Comenta la Nota

vidal.gregorio@gmail.com;

http://gregoriovidal.izt.uam.mx

El ingreso de inversión extranjera al país se ha presentado desde hace años como un dato positivo. Se reitera en el discurso gubernamental la necesidad de contar con recursos financieros del exterior para completar el proceso de inversiones. Incluso se destaca que el país requiere contar con capitales del exterior para impulsar el crecimiento de la economía sin que estén necesariamente sujetos a reglas en transferencia de tecnología u otras equivalentes.

Se acepta la tesis de que México es un país con escasez relativa de capitales, como es el caso de otros países en desarrollo. Por ejemplo, al momento de evaluar las necesidades de inversión para hacer posible el desarrollo de la industria petrolera se destaca la importancia de contar con la reglamentación y condiciones que permitan la participación del capital extranjero. En el discurso de la administración federal se afirma que sin el capital extranjero no será posible desarrollar la industria petrolera. La misma idea se reitera al referirse a las inversiones en infraestructura, en telecomunicaciones y en muchas otras actividades.

Sin duda desde hace años se han suprimido casi todas las restricciones para que los capitales extranjeros realicen inversiones en el país. Entre otros es el caso de la banca y el sistema financiero. Los capitales del exterior han podido realizar inversiones en bancos, casas de bolsa, aseguradoras, fondos de pensión y sociedades de inversión de diversa índole. No hay reservas en la materia. Su participación en el país se ha realizado a partir de comprar empresas y su operación no ha modificado hasta la fecha el comportamiento del sistema financiero. Hoy, como hace años, no se otorgan cantidades relevantes de crédito a empresas, las tasas de interés que se aplican al crédito al consumo guardan una gran diferencia con las que los bancos pagan a los que depositan sus ahorros en ellos. En otras actividades la presencia de capitales extranjeros no ha reportado beneficios para la mayor parte de la población. En la generación de electricidad algunas empresas extranjeras tienen una participación importante desde hace años sin que hubiere implicado costos menores en el servicio que se cobra a los hogares. Pero además, gran parte de los recursos que provienen del exterior no se canalizan directamente a inversiones en actividades productivas. Es una historia que se repite con resultados negativos para la economía del país.

En los años de 2010, 2011 y 2012 es particularmente notable el ingreso de inversión extranjera para comprar títulos de deuda, en su mayor parte documentos emitidos por el gobierno federal. Las cifras son importantes, más de 30 mil millones de dólares en 2010, casi 46 mil millones en 2011 y 73 379 millones en 2012. Los títulos emitidos por el gobierno han estado pagando los intereses respectivos sin que se observen beneficios en materia de inversiones públicas. Las cifras de la balanza de pagos al primer trimestre del año no reportan cambios en esta materia.

Como se observa en la gráfica adjunta, en el primer trimestre del año el saldo de la inversión de cartera que ingresó al país para adquirir títulos de deuda pública interna sumó 9 mil 339 millones de dólares, lo que representa el 80% del total de la inversión de cartera. En el mismo periodo el saldo de la inversión directa que los extranjeros realizan en el país es de casi cinco mil millones de dólares. Mientras que las inversiones en el exterior de mexicanos equivalen al 75 por ciento de las que ingresan al país. La inversión directa en el extranjero de mexicanos es importante desde hace años. Por ejemplo, en 2012 el saldo de la inversión extranjera que ingresa a México es de 12 mil 600 mdd y la inversión de mexicanos en el exterior alcanzó la cifra de 25 mil 500 mdd. En conclusión, el comportamiento de la balanza de pagos en años recientes no permite confirma la tesis de la escasez de capital, menos aún que el capital que ingresa a México es imprescindible para incrementar la inversión productiva. Gran cantidad se coloca como inversión de cartera con plazos relativamente cortos de permanencia, beneficiándose de las diferencias en la tasa de interés que paga la deuda pública interna con relación a la que, entre otros, pagan los bonos de deuda pública en EU.

*Director del Departamento de Economía, UAM Unidad Iztapalapa



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD