aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Nobel de Economía: que reforma fiscal grave a monopolios

Recomienda Joseph Stiglitz a México que, antes de cualquier otro aspecto, su próxima reforma se enfoque a cobrar impuestos a monopolios y oligopolios, donde hay 'recursos importantes'
Conferencia magistral del economista Joseph E. Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001

GRAVAR MONOPOLIOS Conferencia magistral del economista Joseph E. Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001. (Foto: Yadin Xolalpa )

Lunes 26 de agosto de 2013 Mario Alberto Verdusco | El Universal20:40
Comenta la Nota

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, recomendó que la próxima reforma hacendaria de México se enfoque, antes que cualquier otro aspecto, en gravar impuestos a la contaminación, los monopolios y oligopolios, pues ahí hay una fuente de recursos importantes.

"Uno de los aspectos desafortunados de la economía mexicana es que tienen muchos monopolios y oligopolios, por lo que desde el punto de vista fiscal hay muchos recursos que se pueden recaudar ahí. La reforma fiscal debe enfocarse en ese tipo de impuestos en vez de gravámenes que tienen un efecto adverso para la población en general", dijo el catedrático durante una conferencia magistral organizada por Vector Casa de Bolsa.

El galardonado dijo que la reforma hacendaria del país también debe tener un componente más progresivo, es decir, que contribuyan más aquellos que tienen más recursos.

Stiglitz reconoció que México es el país con la menor captación de impuestos como proporción del producto interno bruto (PIB) dentro de las naciones que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), apenas equivalente a 10%, cuando el promedio de ese grupo es de 25%.

Por ello, dijo que el gobierno federal cuenta con recursos insuficientes para una economía moderna del siglo XXI que tiene ante si una importante serie de compromisos y desafíos que atender como salud, educación e infraestructura, principalmente.

En ese sentido, dijo que otro problema del sistema fiscal mexicano no son las tasas impositivas que se tienen, "pues no son tan bajas", sino el "bajo cumplimiento del pago de las obligaciones", por lo que también debe revisarse y trabajar más para que se efectúen en correspondencia a lo que a cada contribuyente le corresponde.

El premio Nobel en 2001, por sus análisis de mercados e información asimétrica reconoció que México ha hecho un buen trabajo en los años recientes, sobre todo para desligaras en una menor medida de los ciclos económicos de la economía estadounidense, por lo que "el futuro de este país está en sus manos".

Aún así, el estadounidense comentó que además de la reforma hacendaria tiene que trabajar más en mejorar la política de competencia y en su reforma energética, sin que la segunda signifique perder la soberanía de los recursos petroleros.

"La política de competencia ha llevado a las economías a más igualdad. Sobre la energética México requiere capital y nueva tecnología", por lo que señaló la importancia de que haya apertura de iniciativa privada.

Para combatir la desigualdad, Stiglitz reconoció que es importante la educación, pues la falta de la misma y su mala calidad solo conducen a la perpetuidad de la desigualdad.

Explicó que si hoy en Brasil han brotado una serie de manifestaciones de la población es porque están mejor educados y tienen mayores aspiraciones que años pasados, lo que los lleva a cuestionar cosas como si es gastar mejor en estadios de fútbol que en otros asuntos.

Poco optimismo

A pesar de que diferentes actores económicos han manifestado que se espera una mayor recuperación económica de Estados Unidos en la segunda mitad del año, Joseph Stiglitz se manifestó poco optimista por este escenario, ya que aún hay grandes desafíos como el déficit de empleos que hay en el sector público.

"Desafortunadamente estos problemas no se van a resolver pronto y por eso no soy optimista de una recuperación rápida, fuerte y robusta de la economía estadounidense. Los más optimistas piensas que la recuperación del pleno empleo va ser antes de la próxima elección y los más pesimistas creen que hasta la siguiente década", dijo.

Sin embargo, dijo que la peor situación económica está del otro lado del continente, pues en Europa hay una euforia porque emergen de su recesión de seis trimestres "pero es apenas un crecimiento marginal".

El problema con esa región es que tienen elevadas tasas de desempleo, como en España, que es de 25%, aunque por grupo poblacional es más dramático en la parte juvenil, donde la tasa llega a ser de 50%.

"Al mirar lo que hay en España o Grecia no hay esperanza a la vista, no hay luz al final del túnel, sólo hay oscuridad, más depresión, más túnel", comentó. Por eso uno de los desafíos de Estados Unidos y de la Unión Europa es la de reestructurar sus economías.

rcr

 



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD