aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Esencia arquitectónica

El multipremiado arquitecto francés Jean Nouvel reinterpreta el frasco de L’Homme, uno de los aromas estelares de esta casa
Domingo 27 de julio de 2008 Claudia Ramírez | El Universal

claudia.ramirez@eluniversal.com.mx

El arte y el glamour se vuelven a dar la mano: el arquitecto y diseñador francés Jean Nouvel, galardonado con el Premio Pritzker 2008, creó el frasco para la edición limitada de la fragancia L’Homme, de Yves Saint Laurent.

Nouvel, quien nació en 1945 en Fumel (Francia), concibió un diseño lujoso, masculino y viril y al mismo tiempo frágil.

La nueva presentación de L’Homme, que se podrá adquirir sólo por poco tiempo, es una muestra más de la genialidad del arquitecto la que ya se entreveía desde sus 21 años, cuando fue admitido en la Escuela Superior de Bellas Artes de París, donde comenzó a estudiar pintura para después descubrir su verdadera vocación.

Lujo y masculinidad

El arquitecto se expresa sobre su reciente creación: “A diferencia de otros creadores de frascos para perfumes, el diseño que puede proponer un arquitecto se centra más en la estructura que en el estilo; en la esencia de un concepto, así como en las características de la pieza que se planteen, las distintivas de este frasco son la masculinidad, el lujo y el preciosismo.

“Mi intención fue simbolizar la virilidad; el cristal implica fragilidad. Por último, la fragancia, al jugar con la luz, evoca al lujo”.

Esta es la primera vez que Jean Nouvel colabora con una firma de belleza y moda.

“Para mí, YSL combina la elegancia extrema, que en algún momento puede ser muy estricta, y una cierta audacia. Esta asociación está totalmente de acuerdo con mi trabajo. El diseño propuesto para la firma traslada esta imagen”.

Para muchos, la forma de este peculiar envase recuerda una de las más grandes obras arquitectónicas de Nouvel, la Torre Agbar, de Barcelona.

Situada en la plaza de las Glorias Catalanas, esta magnífica torre, mide 144 metros de alto, tiene 34 pisos y otros cuatro subterráneos.

Es el tercer edificio más alto de la capital catalana, después del Hotel Arts y de la Torre Mapfre.

Lo sencillo, lo más bello

Para otros menos inspirados, el nuevo L’Homme les recuerda a una probeta de laboratorio invertida.

De cualquier forma, la intención de Nouvel fue mezclar la fragilidad de la fragancia con la firmeza del recipiente. El logotipo de la firma flota dentro del envase, en su mismo corazón.



PUBLICIDAD