aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La vida y obra del pintor francés Toulouse-Lautrec, en una película


Domingo 15 de octubre de 2006 AVENTURAS URBANAS | El Universal

Conocer la vida de uno de los pintores impresionistas más importantes de la historia, a través de su película biográfica, fue lo mejor que hice de esta semana. Hablo del francés Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901) y es lo que quiero compartir con ustedes este domingo, entre otras curiosidades.

Sus padres, que eran de la nobleza francesa, se casaron aunque eran primos hermanos, razón por la cual a Henri se le desarrolló un mal congénito que se le empezó a manifestar a los 10 años. Se trataba de una enfermedad llamada picnodisostosis, que se presenta como una debilidad en los huesos. Cuando tenía casi 15 años, sufrió dos fracturas en los fémures de ambas piernas, lo que le impidió crecer, fue así que se quedó con una estatura de 1.52 metros. Esto le generó una gran inseguridad durante toda su vida, aunque para sentirse mejor se burlaba de sí mismo.

Su padre era un gran mujeriego y acabó divorciándose de su madre cuando Henri era aún un niño. Él quedó a cargo de ella pero veía eventualmente a su papá. A los 13 años pintó su primer cuadro y tres años después, su primer autorretrato, donde se captó sentado, y no retrata sus piernas.

En 1881 se traslada a París, donde decide ser pintor con el apoyo de un tío y unos pintores amigos de la familia. En el estudio de León Bonnat, un retratista de moda, perfecciona su dibujo, pero el maestro le dice que lo hace de forma horrible. Un año después, este taller cerró, por lo que se cambió al del maestro Fernand Cormon, donde conoció a Vincent van Gogh y entabló una muy buena amistad con él (cuando Van Gogh se suicidó, a Lautrec le afectó mucho).

En el 84 se fue a vivir a Montmartre, donde su vecino era Degas y con quien también tuvo una muy buena relación. En ese lugar, a pesar de haber encontrado el amor con Suzzane Valadon (una bella mujer que posó para los grandes pintores de la época como Lautrec, Renoir y Degas), empezó a fascinarse por los prostíbulos y se inspiró en este tema para realizar varios de sus cuadros más importantes. Pintaba actores, bailarines, burgueses y prostitutas. Los dueños de los locales le pedían que dibujara carteles para promocionar sus espectáculos, algo que lo entusiasmó mucho y le dio fama. Así fue que empezó a vender bien sus cuadros y adquirir reconocimiento. Al relacionarse íntimamente con estas mujeres, contrajo sífilis, además de que ya era alcohólico y perdía la razón de vez en cuando.

En los 90 viajó hasta Londres en donde conoció y retrató de forma impactante a Oscar Wilde.

La vida desordenada que llevó durante años, así como su alcoholismo, deterioraron su salud. A partir de 1897 padeció manías, depresiones y neurosis, además de ataques de parálisis en las piernas y en un costado. Ese mismo año fue recogido de la calle donde se quedó dormido a causa de una borrachera y poco después disparaba a las paredes de su casa creyendo que estaban llenas de arañas. Sin embargo, seguía pintando sin problemas. En 1899 lo vuelven a recoger de la calle, totalmente alcoholizado y con autorización de su madre, lo internan en un sanatorio mental. Allí, para demostrar que no estaba loco, realizó una colección de pinturas con el tema del circo. Lo dejan salir para vivir en casa de su mamá, donde muere. En 1922, ella abre un museo dedicado a él, mismo que llegó a ser muy conocido y visitado.

Esto es, a grandes rasgos, la vida de Toulouse Lautrec. No se pierdan la movie en DVD.

SOBRE LO ACONTECIDO EN LA SEMANA, estuve bastante tranquila y dedicada "al hogar". Un día salí a comer a La Morena y luego a tomar unos drinks al Pata Negra. Estuve a punto de ir a la inauguración de un nuevo antro en Santa Fe, llamado Constanza y que sólo abre los viernes, pero ya no llegué, les debo la recomendación. Aparte de eso, les platico que caché a mi vecino Kalimba comiendo ensalada de atún en una silla en la banqueta de afuera de su casa, muuuuy balconeable.

Pues se nos acabó el espacio, y no les digo adiós, sino hasta el próximo domingo.

nuriadm@hotmail.com



PUBLICIDAD