aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aprenda a cocinar con arándano

La fruta, además de deliciosa, es una abundante fuente de vitaminas A y C, que ayudan en el tratamiento de infecciones; para los bebés y niños pequeños, el arándano se prepara en forma de papillas o se añade a cereales y yogures a la hora del desayuno, así como en tartas, pasteles y con helado de vainilla, o bien se puede comer fresco, luego de lavarlo y desinfectarlo a conciencia, como se haría con cualquier otra fruta
Viernes 16 de junio de 2006 Arturo Reyes Fragoso | El Universal

Hasta ahora, el uso más común del arándano en México es como ingrediente para cocteles, pero esta pequeña fruta de intenso color rojizo es capaz de imprimir un delicioso sabor a muchas otras preparaciones, y no sólo utilizarse como el sofisticado toque de las bebidas en los bares de moda; todos los miembros de la familia la pueden disfrutar en diversos alimentos.

Para los bebés y niños pequeños, el arándano se prepara en forma de papillas o se añade a cereales y yogures a la hora del desayuno, así como en tartas, pasteles y con helado de vainilla, o bien se puede comer fresco, luego de lavarlo y desinfectarlo a conciencia, como se haría con cualquier otra fruta.

Se ha descubierto que en jugo contiene una sustancia que ayuda a la prevención y tratamiento de las infecciones de las vías urinarias, por sus propiedades antisépticas y porque evita que las bacterias se adhieran a la membrana que recubre la vejiga y los conductos de la orina, aunque cabe advertir que esto de ninguna forma sustituye a los antibióticos tradicionales en el tratamiento de una infección aguda, aunque ayuda.

El arándano también es una generosa fuente de minerales y vitaminas, principalmente A y C. La vitamina A interviene en los procesos de la vista, piel y mucosas, ayudando además al desarrollo de los huesos, mientras la vitamina C favorece la resistencia a infecciones, así como al proceso de cicatrización de heridas; las necesidades de esta última vitamina aumentan en situaciones especiales, como el estar sometido a estrés, el tabaquismo, embarazo y afecciones virales.

¿Desea consumirlo de formas más creativas? Aquí le proporcionamos algunas ideas.

Peras con almendras y arándanos

INGREDIENTES PARA 4 PORCIONES

Ingredientes

Una taza de arándanos deshidratados

Cuatro tazas de jugo de arándanos

Cuatro peras peladas

Una taza de azúcar

Tres cucharadas de jugo de limón fresco

Dos cucharadas de azúcar

Un cuarto de cucharadita de extracto de almendras

Media taza de almendras rebanadas o picadas

Preparación:

Pele las peras y póngalas a hervir en jugo de arándanos, con media taza de azúcar y un poco de color vegetal rojo, deles vuelta para que se pinten parejo; una vez listas, retire las peras y deje el jugo en el fuego por unos minutos más; agregue la otra media taza de azúcar y retire del fuego para que se enfríe un poco.

Con ayuda de un cuchillo o de un descorazonador, retire por la parte de abajo el centro de la pera, tratando de hacer un hueco de buen tamaño. Mezcle los arándanos con el extracto de jugo de limón y las almendras para rellenar las peras, apretando bien; coloque las peras en una charola para hornear, espolvorée con azúcar y métalas al horno unos 10 minutos. Sírvalas acompañadas del jugo que tenía en el fuego.

Copa de fruta y verdura

INGREDIENTES PARA 4 PORCIONES

Ingredientes

Una y media taza de arándanos

Dos zanahorias peladas

Una jícama chica pelada

Una naranja en jugo

Un limón en jugo

Un cuarto de taza de miel de abeja

Un cuarto de taza de cointreau u otro licor de naranja

Dos naranjas rebanadas

Dos cucharadas de menta fresca picada

Almendras fileteadas doradas al gusto.

Preparación:

Ralle finamente las zanahorias al igual que las jícamas. En una ensaladera, mezcle el jugo de naranja y el de limón, la miel, el Cointreau y la mitad de la menta. Tape y refrigere por lo menos una hora o hasta ocho horas para permitir que se mezclen los sabores.

Retire la cáscara de las naranjas, sin dejar la parte blanca. Córtelas a lo ancho en rebanadas. Coloque en copas las verduras ralladas con rebanadas de naranja, espolvorée los arándanos y, por último, el resto de la menta picada. Bañe con el aderezo que preparó y agregue las almendras previamente doradas en un poco de aceite con sal.

Fusilli con arándanos y azafrán

INGREDIENTES PARA 4 PORCIONES

Ingredientes

Tres cuartos de taza de arándanos

Media taza de aceite de oliva

Un limón fresco en jugo

Media cucharadita de azafrán

Tres ramitas de tomillo (las hojitas)

Media cucharadita de comino molido

Un octavo de cucharadita de pimienta de Cayena

Un manojo de espárragos

315 gramos de fusilli

Un cuarto de taza de perejil fresco picado fino

Sal y pimienta al gusto para sazonar

Preparación:

En un tazón pequeño, mezcle el aceite de oliva, el jugo de limón, azafrán, comino, la pimienta de Cayena, el tomillo, la mitad del perejil, los arándanos y sazone bien, refrigere tapado. Coloque los espárragos en agua hirviendo con sal, espere a que se cuezan (deben quedar ligeramente crujientes). Retire del agua y coloque bajo el chorro de agua fría para detener el cocimiento, luego escurra.

Caliente agua en una olla con una cucharadita de sal; cuando suelte el hervor, agregue la pasta, mueva y cuando esté cocida, retire del fuego, escurra y vacíela a la cacerola en donde tendrá la salsa de arándanos que refrigeró; luego de calentarla, mezcle de nuevo, incorpore los espárragos cortados a su gusto y espolvorée con el perejil restante.



PUBLICIDAD