aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Menús para llevar al trabajo

El secreto está en preparar platos sencillos y sabrosos; los dulces típicos también son una buena propuesta
Viernes 19 de mayo de 2006 El Universal

Acerca del cómo afrontar las comidas en la oficina nos habla Susana Musi, quien luego de estudiar cocina en la academia parisina de La Varenne, y terminar la carrera de Nutrición y Ciencias de los Alimentos en la Universidad Iberoamericana, se desempeña desde hace años como chef nutrióloga de la cadena de restaurantes 100% Natural, caracterizados por su oferta gastronómica dietéticamente balanceada.

"Algo importante de la alimentación sana es que también debe ser práctica y fácil de preparar", dice a la vez que plantea preparar en casa los alimentos que consumiremos durante la semana en la oficina, por ejemplo: una parte el domingo, y la segunda, el miércoles.

En el caso de las frutas como papaya, melón, sandía o piña, explica que luego de lavarse y desinfectarse deben cortarse y pelarse en porciones no muy grandes para evitar la pérdida de sus propiedades nutricionales, antes de guardarlas en recipientes de plástico, de donde se tomará la porción diaria a consumir.

A la hora de comerla se puede partir en trozos más pequeños.

Las zanahorias, jícamas, pepinos y jitomates, también pueden guardarse en recipientes sellados dentro del refrigerador luego de lavarse, desinfectarse y pelarse, para cortarse hasta el momento del consumo, pues esto evita el proceso de oxidación.

En el caso de lechugas y espinacas, es muy importante secarlas perfectamente antes de meterlas al refrigerador.

"Lo que le da el atractivo a estas verduras son los aderezos, desde limón, sal y chile en polvo hasta los elaborados con vinagres y aceite de oliva, los cuales aguantan más tiempo dentro del refrigerador", agrega Susana, quien señala que existen recipientes especiales para éstos. También advierte de no contaminar el aderezo al introducir en éste algún cubierto.

Hay muchas opciones

Las pastas también representan una atractiva opción para llevar a la oficina, sobre todo en variedades como el fusilli o tornillo que se conservan por más tiempo que el espagueti. Luego de cocerla, colarla y enfriarla, se le agrega una cantidad extra de aceite de olivo para evitar que se pegue en el recipiente en el que se guardará dentro del refrigerador (donde puede conservarse por toda la semana), para ir tomando porciones.

Una vez en la oficina, la ración de pasta puede guardarse en los refrigeradores que muchas empresas tienen a disposición de sus empleados, y calentarse en el horno de microondas que también suelen tener en la cocina. El arroz integral es otra recomendable alternativa, acompañado de pepino, zanahoria, atún, trozos de pollo, queso, crema, rajas y otras muchas opciones.

Quienes decidan recurrir a los tradicionales sándwiches, pueden optar por los elaborados con pan integral con semillas, rellenos de verduras y otros productos naturales como quesos y pechuga de pavo.

La entrevistada desaconseja los embutidos, por los conservadores que contienen.

Como postre puede comerse un chocolate o dulce típico mexicano, como las alegrías, palanquetas, dulces de cajeta o leche quemada. En este caso lo importante es que su consumo sea en pequeñas cantidades.

¿Y de tomar?

"Estamos mal acostumbrados a tomar agua a la hora de la comida", revela la entrevistada. "En realidad, para una buena digestión, debe prescindirse de ésta a la hora de consumir los alimentos, porque diluye los jugos gástricos. Puede ingerirse agua media hora antes y después de comer pero, si estás bien hidratado y masticas bien los alimentos, no la requieres durante la comida."

En todo caso, lo más recomendable es beber agua sola a temperatura ambiente, ya que en el caso de los refrescos y aguas de sabores, el azúcar de su contenido retrasa el proceso de absorción de nutrientes; la digestión requiere que se genere calor corporal, proceso que se obstaculiza al consumir bebidas frías.

Para la semana

La nutrióloga Musi nos ofrece propuestas de menús para el trabajo, que pueden prepararse con anterioridad:

. 100 gramos de pasta, de preferencia integral, cocida.

. Media taza de arroz integral cocido con una taza de agua y una pizca de sal, bien tapado a fuego medio.

. Una taza pequeña de brócoli cocido al vapor o en agua hirviendo con sal.

. Aderezo de albahaca: se licua medio diente de ajo, una ramita de albahaca, un cuarto de vinagre de manzana, media taza de aceite de olivo, sal y pimienta.

. Aderezo de soya: en un bowl de acero inoxidable se bate media taza de vinagre balsámico, media taza de aceite de olivo, tres cucharadas soperas de salsa de soya y orégano al gusto.

. Una lechuga desinfectada.

. Un tercio de papaya pelada.

. Dos jitomates.

. Un pepino y tres zanahorias pequeñas.

Lunes

Después del fin de semana cargado de comidas copiosas es recomendable ayunar o comer sólo frutas: ensalada de papaya, media manzana, medio plátano, una taza de yogur (de preferencia con miel o azúcar), y una galleta integral natural de nuez o avena, endulzada con miel o piloncillo.

Martes

Ensalada de arroz integral con medio jitomate, un cuarto de pepino y una zanahoria, con un puñito pequeño de nueces de la India o de Castilla, con la mitad del aderezo de albahaca, acompañada de pan integral y un pequeño dulce de leche.

Miércoles

Pasta integral con mantequilla, queso parmesano, brócoli, nueces, sal y pimienta, acompañada de pan integral y, de postre, una pequeña palanqueta de amaranto o cacahuate.

Jueves

Ensalada de lechuga con un cuarto de pepino, una zanahoria y germinados de soya o de alfalfa, con media lata de atún en agua y la mitad del aderezo de soya, acompañada de galletas habaneras integrales y una pequeña cocada u otro dulce típico.

Viernes

Un sándwich de pan integral tostado con queso de cabra, lechuga, rebanadas de pepino y el restante aderezo de albahaca acompañándolo como guarnición, tiritas de zanahoria con limón y sal.

Como ese día comienza el fin de semana, o por lo general se acude a una cena social, es recomendable tener de igual forma una comida más ligera.



PUBLICIDAD