aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hombres maduros y exitosos buscan pareja

Tienen más de 35 años y una buena posición económica y laboral. Algunos ya están divorciados, pero todos anhelan la compañía femenina
Domingo 02 de abril de 2006 Guadalupe Domínguez | El Universal

Son las seis de la tarde y el lugar se empieza a llenar. La mayoría de los hombres han dejado su flamante oficina para salir a tomar algo y relajarse después de cumplir con la agenda del día.

En este caso, acuden al restaurante Karisma, ubicado en Polanco, donde piden una cerveza o algún aperitivo. Este lugar tiene fama de ser frecuentado tanto por extranjeros hospedados en alguno de los lujosos hoteles de la zona, como por decenas de ejecutivos de buen nivel y gente de negocios que labora en los alrededores.

Es perfecto para ligar; los clientes asiduos lo saben. "Después de cenar, me gusta caminar por entre las mesas, me sitúo en un lugar desde el que pueda contemplar el panorama y cuando alguien me llama la atención le envío una copa de cortesía. Si acepta sonriente, me acerco a ella en la primera oportunidad", comenta Andrés Otero, de 37 años, director comercial de una firma de productos electrónicos.

Además del Karisma, los adultos solteros en busca de pareja frecuentan otros sitios como el bar W, en Campos Elíseos; el bar del lobby del hotel Camino Real y restaurantes como el Angus.

Dispuestos a sincerarse, un pequeño grupo de ejecutivos nos dice que, cuando se es muy joven, su principal objetivo es ganar experiencia en todos los aspectos; después viene una etapa de crecimiento y de aplicar los conocimientos adquiridos para forjarse un futuro estable.

Una vez pasados los 33 años, ya se han alcanzado metas y es tiempo de enfocar el esfuerzo a consolidar y asegurar que lo ganado no se pierda.

Después de los 36, muchos de ellos han alcanzado un buen ritmo y nivel de vida; algunos están casados, otros ya se han divorciado y unos cuantos permanecen solteros.

En cualquiera de estas dos últimas situaciones, la madurez y el desarrollo profesional han moldeado ya actitudes, gustos y hábitos para hacer nuevas amistades, aunque por lo regular hay muy poco tiempo libre para buscar pareja.

Por lo anterior, los sitios donde ligan estos hombres están directamente relacionados con su rutina diaria. Así nos lo informa Víctor López, médico, soltero, de 39 años de edad, a quien sus dos especialidades, un par de consultorios propios, un turno vespertino en hospital y la buena fama de la que goza, le exigen tiempo completo. "Puedo decir que me ha ido muy bien profesionalmente, pero tengo un ritmo de trabajo muy acelerado, por lo que mi forma de hacer amistades y relacionarme con el sexo opuesto siempre tiene que ver con mi labor. Mi consultorio es donde tengo más oportunidades. Suelo ser muy atento, respetuoso y escuchar muy bien a mis pacientes. Si hay química, luego de un par de visitas acordamos salir en plan de amigos y dejo que ella elija el lugar", comenta.

La mayoría de los hombres que pasan de los 35 confiesan que si bien acostumbran salir a tomar la copa o a cenar con amigos en busca de chicas, la mayoría de sus relaciones amorosas o amistosas las establecen en el área de trabajo.

"A mí me visitan proveedores de servicios externos, trato con clientes y personal de otras compañías, entre los que siempre hay mujeres guapas, muy arregladas y sobre todo, inteligentes. Para no afectar la operación de los negocios que nos atañen, suelo esperar a que la parte profesional esté consolidada antes de invitar a salir a alguna. Mientras tanto, procuro fomentar la amistad y la confianza", expresa Jorge Tapia, de 40 años, gerente de una empresa dedicada al desarrollo tecnológico.

Es el mismo caso de Marco Anaya, director del departamento jurídico de un banco. La mayoría de sus relaciones personales las entabla gracias a sus compañeros de trabajo.

"En toda empresa o círculo de conocidos en general, hay personas clave que son simpáticas, carismáticas, atractivas y con una intensa vida social. Mantenerse cerca de estos personajes resulta ser buena táctica", dice.

Manuel Espinoza, de 42 años, divorciado desde hace un año, ha encontrado otro camino. Como parte de su rutina es llevar a su hijo de 5 años a la escuela, "suelo llegar temprano, para tener suficiente tiempo de estacionar el auto y bajar a entregar a mi pequeño. En ocasiones aún está cerrada la puerta y durante la espera, aprovecho para tratar con mamás solteras o divorciadas. Después de coincidir con ellas en un par de ocasiones, propongo un desayuno para "platicar sobre los hijos" y lo que una mujer puede recomendar a un hombre y viceversa", dice en son de broma.

Otros territorios

Si los gustos personales tienden hacia actividades culturales, los museos y presentaciones de libros son otra excelente opción para ligar gente interesante, dicen los solteros que entrevistamos.

Otros lugares para añadir nombres a la agenda son los cursos, seminarios, congresos y ferias, señala Arthur Corner, un financiero alemán que hace poco llegó a México.

En la oficina donde trabaja, la mayoría del personal es masculino. Además, él es más bien tímido, así que buscó otro atajo para conocer mujeres: se inscribió a un diplomado en mercadotecnia en una escuela privada de buen nivel.

El primer día de clases advirtió que la mayoría en el grupo eran solteras que obviamente tenían libres los fines de semana, como él, además de ser inteligentes, ambiciosas y algunas, "muy bonitas".

"La verdad, el curso me pareció muy básico, pero salí con mis compañeras a bailar, me invitaron a fiestas donde hice amigos y al concluir el periodo de estudios ya tenía novia", cuenta.

Congresos y ferias, también son propicios para el ligue, "porque siempre hay un punto que comentar con la compañera de asiento y luego ofrecerse como acompañante para comer y abundar sobre el tema de estudio", comentaron algunos solteros adultos.

A ese tipo de encuentros, la mayoría de los varones acude sin compañía, por lo que se muestran más abiertos a hacer nuevas amistades. "Lo bueno de hacer enlaces en estos casos es que los asistentes suelen ser muy afines", señalan.

En general, los solteros adultos se muestran dispuestos a probar con una nueva conquista amorosa. Ya depende de la mujer el tipo de relación que se establezca entre ambos.



 

PUBLICIDAD