aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Yesoterapia: adiós a los abdominales

Si busca reducir el abdomen y quiere resultados casi inmediatos, esta técnica de belleza permite perder en promedio seis centímetros en 10 días
Martes 06 de enero de 2004 El Universal

¿Quién dijo que el yeso sólo sirve para soldar huesos? En el campo de la estética la yesoterapia se emplea con éxito para reducir esos despiadados rollitos que ni con rutinas agotadoras de los ejercicios más enérgicos logran desaparecer.

El invierno es la época ideal para fajarse bien, no sudar, y conseguir el perfil soñado.

La yesoterapia con fines estéticos es una técnica que se utiliza hace muchos años en los países europeos.

Si detesta hacer abdominales y quiere resultados casi inmediatos, esta técnica que le permite perder en promedio seis centímetros en 10 días, le cae como anillo al dedo.

Los resultados de la yesoterapia se extienden al abdomen alto y bajo, cintura y cadera.



Moviliza la grasa

Antes de colocar el yeso cuya finalidad es moldear la figura, se prepara al paciente mediante la mesoterapia para asegurar una efectiva movilización de la grasa.

Para ello, se le aplican masajes así como microinyecciones de lipolíticos (indoloras) en la zona a tratar, las que contribuirán a eliminar la grasa a través de la orina y las heces.

Luego se cubre el área con una capa de algodón como medida de protección entre la piel y el yeso.

Como último paso, se emplea una venda elástica alrededor de toda la superficie abdominal para finalizar con la aplicación de un fino yeso que actuará como sellador y moldeador, explica la cosmiatra Soraya Vidalón.

Se sugiere que durante estos siete a diez días, el paciente tome más líquidos y siga una dieta baja en calorías y rica en fibra.



Molestia soportable

Hombres y mujeres de todas las edades recurren cada vez más a esta novedosa técnica por sus excelentes y rápidos resultados.

Pero como todo lo bueno, la yesoterapia exige una cuota de sacrificio perfectamente soportable sólo con imaginar que nuestro abdomen lucirá plano y parejo.

Como señala la cosmiatra Vidalón, las quejas más comunes que advierten los pacientes son picazón durante los últimos días, los que pueden aliviarse mediante un antihistamínico, y la molestia de llevar un yeso que los obligará a mantener una postura totalmente vertical con cierta incomodidad para dormir o ir al baño. Pero al ver lo resultados, "valió la pena", es la exclamación de casi todos.

Muchos recurren una segunda y hasta una tercera vez a la yesoterapia para reducir aún más sus medidas.

Para mantener los resultados es necesario seguir una dieta sana y baja en calorías.



PUBLICIDAD