aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Trabajar y estudiar, ¡Sí se puede!

Por gusto o necesidad, muchos jóvenes han asumido un gran reto que requiere esfuerzo y dedicación diarios
Miércoles 18 de diciembre de 2002 Carmen Nayeli Rueda | El Universal

Evangelina Vázquez tiene 28 años, estudia el quinto semestre de la carrera de Periodismo en la UNAM y es alumna destacada con promedio de 9.90.

Pero su vida no es como la de cualquier otro estudiante, ella tiene que madrugar de más, primero para prepar una pañalera con todo lo necesario para su bebita, a quien tiene que llevar a la guardería, y segundo para organizar su día.

Eso no es todo, Evangelina también trabaja para, de ese modo, darle mejor calidad de vida a su pequeña. Y por si fuera poco... la estudiante ¡es esposa y ama de casa! ¿Que cómo le da tiempo?, sólo ella lo sabe, pero el empeño que le pone a todo lo que hace la destaca como un gran ejemplo entre los jóvenes que estudian y trabajan.

"Me levanto a las 5:30 de la mañana para preparar las cosas de mi hija, a quien voy a dejar a la guardería para después irme a trabajar; estudio por las tardes porque quiero superarme y ser un ejemplo a seguir para mi pequeña.

"Nunca tuvimos el apoyo de mi padre y desde chica tuve que empezar a trabajar. Durante muchos años he combinado la escuela con el trabajo porque intento superarme, terminar la carrera y buscar una vida mejor", dice la joven universitaria, quien trabaja desde los 16 años.



¿Estudiar o trabajar?



Quizá muchos chavos estén en esta disyuntiva y se ven en aprietos para tomar una decisión.

Y es que estudiar y trabajar a la vez no es cosa fácil, a veces en el intento de solventar estudios y adquirir experiencia profesional, se descuida el ámbito escolar o bien se deja por completo.

Pero hay casos en los que el obstáculo de las innumerables actividades es superado con el fin de lograr un desarrollo profesional-laboral y contar con mejores oportunidades en la vida.



Prefieren estudiar que dormir

Para algunos de estos jóvenes emprendedores que estudian y trabajan a la vez, las 24 horas del día no son suficientes para realizar todas sus labores pendientes.

Ellos hacen de todo: se preparan para exámenes, estudian otro idioma, hacen ejercicio, leen, ayudan en las labores de la casa y además ¡trabajan! En un principio puede resultar difícil pero con el paso de los días se acostumbran a su nueva rutina, así le sucedió a Elisa Langarica, de 20 años, estudiante de la Faculta de Sicología en Ciudad Universitaria.

"En las mañanas trabajo en un establecimiento de comida rápida, tomo clases de inglés y estudio por las tardes; llego a casa como a eso de las 10 de la noche, ceno y hago mi tarea o algún trabajo escolar. Hay días que sólo duermo como cuatro horas, debido a todos los pendientes que tengo", cuenta.



También se divierten

La vida de estos activos jóvenes no sólo gira entre exámenes, tareas, leer libros, hacer trabajos, investigar y trabajar; ellos también salen a divertirse con los amigos y a olvidar por un rato la responsabilidad.

Es cierto que se les dificulta estudiar y trabajar porque a veces terminan muy cansados, pero también saben disfrutar de la vida, divertirse.

"Hay tiempo para divertirse con los cuates, tomar un café, ir a bailar a una disco o a algún otro lugar para salir de la rutina", platica Miguel Ángel Cruz, de 19 años, estudiante de preparatoria abierta, quien trabaja como repartidor de pizzas y se divierte con sus amigos en su día de descanso.

"Cuando termine la prepa quiero continuar estudiando. Me gustaría ser diseñador gráfico y hasta poner un negocio de publicidad".

Estudiar y trabajar son dos actividades que exigen tiempo, esfuerzo, organización y disciplina, pero sobre todo, requiere personas con ganas y entusiasmo para poder alcanzar sus metas propuestas.



PUBLICIDAD