aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los niños distraídos necesitan atención

La falta de concentración de tu hijo puede ser síntoma de un trastorno que debe ser tratado
Lunes 04 de noviembre de 2002 Alejandra Mendoza de Lira | El Universal

Si tu hijo no muestra interés cuando te diriges a él, en la escuela lo regañan constantemente por estar distraído, o no deja de brincar y hablar, probablemente estás ante un caso de trastorno por déficit de atención, uno de los nueve problemas de salud más comunes en nuestro país.

Pero no te alarmes, no corre ningún peligro, aunque sí es importante ponerlo en manos de un especialista, ya que puede afectar su desarrollo social, familiar y, por supuesto, también el académico.

Esta alteración es muy frecuente en niños y adolescentes (se presenta cuatro veces más en niños que en niñas) en México, según estudios realizados por Salvador González Gutiérrez, director general de Servicios de Salud Mental de la Secretaría de Salud (Ssa).

Debido a la gran incidencia del problema en nuestro país (cinco de cada 100 niños lo padecen), la SSA ha considerado dentro de su programa de Atención en Salud Mental, el Programa Específico del Trastorno por Déficit de Atención, que tiene entre otros objetivos detectar la situación real del padecimiento en México. La idea es llevar a cabo una amplia campaña de capacitación para los padres de familia, médicos y personal educativo, con el fin de que puedan identificar y atender a los niños con este problema. SÍNTOMAS n Falta de atención: No se concentra, comete errores por descuidos, olvida y pierde sus cosas. Tiene dificultades para entender y seguir las reglas.

n Hiperactividad: No puede estar quieto; corre, salta y habla sin descanso.

n Impulsividad: Se precipita en sus respuestas y actos, actúa sin pensar. Es impanciente, se molesta y agrede sin motivo. TRATAMIENTO n Los medicamentos, aunque son herramienta eficiente, requieren vigilancia y recomendación, explica el doctor Saúl Garza Morales, jefe de Neurología del Hospital Infantil de México. Para tener éxito con cualquier tratamiento, deben trabajar en conjunto padres de familia, médicos y maestros.

RECOMENDACIONES EN LA ESCUELA n Informar al maestro que el niño tiene este problema y proporcionarle el teléfono del médico que lo atiende.

n Debe sentarse en la primera fila para que no se distraiga.

Mantenerlo lejos de niños inquietos.

n Tener sobre el pupitre solamente las cosas que va a utilizar. n Llamarle la atención en privado y sin avergonzarlo.

n Reforzar las acciones positivas, tales como cooperar o permanecer más atento.

EN EL HOGAR n Acarícialo y halágalo cada vez que tengas oportunidad. n Disciplínalo de forma constructiva.

n Actúa con firmeza.

n Establece reglas simples y claras de conducta.

n Enséñalo a distinguir entre el bien y el mal.

n Lee cuentos o historias de fácil comprensión y coméntalas con él.

n Incúlcale el respeto a los demás.



PUBLICIDAD