aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Dejar de fumar es fácil de decir y difícil de lograr


Viernes 31 de mayo de 2002 Gerardo Esquivel/EL UNIVERSAL online | El Universal

Muy pocas personas pueden dejar de fumar sólo con la fuerza de voluntad, a veces es necesario mucho más que eso. Los beneficios de dejar de encender un cigarrillo son muchos, por eso, hoy, existen diversos métodos para dejar el hábito. Cuestan desde 95 hasta 6 mil 500 pesos.

Dejar de fumar, o bajarle al cigarrillo, es de los propósitos más socorridos año tras año, pero es difícil de cumplir. La salud, el mal aliento, los dientes amarillos y el bolsillo son algunos aspectos que se beneficiarían de cumplirse esta meta. También hay que tomar en cuenta que con el nuevo esquema de impuestos a los cigarros, el precio de una cajetilla aumentará en forma considerable en unos años.

Especialistas afirman que el tabaquismo es una adicción que afecta a más de 15 millones de fumadores mexicanos activos y a más de 50 millones de fumadores pasivos. Dicha adicción concretamente se enfoca hacia la nicotina, la cual se desarrolla de manera sicológica y fisiológica. Los efectos de la nicotina están implicados directamente con los sistemas nervioso y cardiovascular y provocan que el fumador desarrolle una fuerte dependencia hacia ésta, y un aumento en niveles hormonales. Cada vez que usted fuma un cigarrillo le resta dos minutos a su vida o a la de su familia. Investigaciones demuestran que la exposición a los humos del cigarro producen la muerte de miles de personas al año.

Vicente Álvarez, experto en adicciones, explica que cuando la adicción es sicológica los fumadores tienden a asociar el cigarrillo con su vida cotidiana. Un ejemplo es la hora de la comida: el fumador no se siente satisfecho si no enciende un cigarrillo al terminar de comer o para entablar una conversación.

"Cuando una persona está decidida a dejar de fumar puede lograrlo con fuerza de voluntad, decisión y la ayuda adecuada. Lo más recomendable, primero, es visitar al médico y exponer el caso, así él determinará cuál es el método adecuado para el organismo".

No todos los pacientes son iguales, mientras unas personas fuman por obligación social otras lo hacen para sacar el estrés. El médico podrá recomendar el método más conveniente para dejar el cigarro.

Chicles, pastillas e inhaladores. Existen muchos métodos para dejar de fumar y superar la ansiedad que provoca la adicción a la nicotina. Entre los más comunes destacan las gomas de mascar, que ayudan a controlar los deseos de fumar en los primeros meses que se deja el hábito.

La caja de goma de mascar con 30 piezas marca Nicorette cuesta 95 pesos. Su función consiste en ingerir pequeñas dosis de nicotina para aliviar los síntomas de abstinencia (sudoración, mal humor, estrés) y la necesidad de fumar. El objetivo es utilizar la terapia de reemplazo de nicotina al masticar menos gomas en comparación con los cigarrillos acostumbrados a fumar en un día. Este método tiene 20 por ciento de efectividad.

En la goma de mascar Nicorette se ha establecido un parámetro de mascar inicialmente de 8 a 12 piezas por día. El riesgo de adicción a este chicle es bajo porque la nicotina que se ingiere es absorbida de manera más lenta por el cuerpo que la que se encuentra en los cigarrillos. Lo recomendable es no mascar más de 30 piezas diarias. Esto equivale a un costo, para la dosis más elevada, de 95 pesos diarios.

La dosis estará basada en el nivel de dependencia a la nicotina que puede estar indicada en el empaque de compra. En el caso de la goma de mascar se recomienda usarla tres meses antes de dejarla gradualmente. Los parches tienen la ventaja de que son más discretos y pueden calmar, hasta por 15 horas, las ganas de encender un cigarrillo.

Se aplican en un lugar limpio y sin vello del cuerpo, por ejemplo la espalda o el hombro. Su funcionamiento es muy parecido al de los chicles, ya que se basa en la terapia de reemplazo de nicotina.

Algunas marcas tienden a administrarlos en etapas, al inició de 15 miligramos, hasta llegar a los cinco miligramos al final.

Los parches ayudan a prevenir el síndrome de abstinencia y, con ello, reducir las probabilidades de una recaída. Al hacer contacto sobre la piel, el parche libera nicotina durante el día, lo cual mantiene al fumador en niveles estables de esa sustancia en la sangre y así lo ayuda a contener el deseo de fumar. El precio de una caja de parches Niquitin es 130 pesos, la Nicorette cuesta 165 pesos aproximadamente, ambas traen siete piezas. El costo mensual es de 520 a 660 pesos.

Estos parches pueden llegar a causar irritación en la piel, por lo que se recomienda que, al terminar el tratamiento, el fumador utilice algún otro método como refuerzo, un chicle o un inhalador para evitar tentaciones y recaídas. Su efectividad es de 18 a 22 por ciento . El inhalador ayuda a controlar los deseos de fumar mientras se sostiene una boquilla con un cartucho de nicotina, de tal manera que parece como si se estuviera fumando un cigarrillo, lo que reduce la ansiedad por la nicotina.

El inhalador Nicorette debe utilizarse por un periodo inicial de tres meses y reducir, gradualmente, la dosis por las siguientes ocho semanas.

Se recomienda usar este método por lo menos seis meses, en los cuales se reemplazará el fumar con la acción de mano a boca, que asemeja el hábito. Tiene de 18 a 22 por ciento de efectividad.

Este inhalador se recarga con cartuchos de 10 miligramos de nicotina con sabor a menta. Su precio es de 100 pesos con 6 cartuchos. Una de las ventajas de este método se encuentra en que usted determinará cuándo y cómo inhalar. Hipnosis y enjuagues. Otro método al que algunas personas han recurrido para dejar de fumar es la hipnosis: un profesional sugiere al paciente cambios en las sensaciones, pensamientos, sentimientos y conducta. Mediante sesiones individuales o colectivas, el fumador logra eliminar de su cerebro el deseo y la necesidad de fumar. En clínicas especializadas en hipnosis se tiende a hacer una cita previa para valorar al paciente y conocer los motivos que lo llevan a inhalar el tóxico humo. El precio por sesión en una clínica especializada es de 500 pesos aproximadamente, las cuales tienen un parámetro de 13 sesiones. El costo total es de 6 mil 500 pesos. Resultados recientes han establecido que no se puede comprobar que las terapias de hipnosis sean efectivas, pues pueden carecer de eficacia en la disminución de los síntomas de las abstinencia. El porcentaje de efectividad es de 8 a 10 por ciento .

El enjuague bucal Quit tiene como objetivo que el fumador deje este hábito con 90 segundos de buches al día. Sustancias químicas del enjuague provocan que la garganta y papilas degustativas se vuelvan intolerantes a la nicotina y al tabaco. Su precio es de 199 pesos y tiene entre 10 y 15 por ciento de efectividad.

Ventajas y consejos. Algunas de las ventajas que se obtienen al dejar de fumar son: retraso de la menopausia, aumento de longevidad, menor riesgo de contraer cáncer de pulmones, esófago, riñones, vejiga, páncreas, laringe y garganta. También disminuye el riesgo de un ataque cardiaco en 70 por ciento . Los cuadros de irritación de garganta, gripe y tos también bajan considerablemente. En las mujeres la fertilidad podrá ser normal y sus bebés nacerán sanos, sin problemas de peso ni talla, lo cual prevé menos riesgo de partos prematuros. 1. Una vez que haya comenzado con su propósito evite, en los primeros días, frecuentar lugares donde pueda estar expuesto al humo, como bares, antros y reuniones. Si lo lleva a cabo tendrá menos posibilidades de "caer en la tentación".

2. Detener de golpe el hábito de fumar puede ser de gran ayuda. Elija un día en especial para ello.

3. Quite de su vista todo objeto que pueda desearle encender un cigarrillo: cajetillas, ceniceros, cerillos.

4. Al dejar de fumar también se beneficia a otras personas cercanas: familiares y amigos, los llamados fumadores pasivos.

5. No olvide que "querer es poder" y por algo se empieza, de modo que intente con ganas y apóyese en un presupuesto para pagar el método seleccionado.



PUBLICIDAD