aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Revelan cifras verdades sobre la homosexualidad

Aun en nuestros días la pregunta es "se nace o se hace"; las estadísticas, importantes pero con sus reservas
Jueves 11 de abril de 2002 El Universal

Estadísticas serias y relevantes que empezaron a publicarse el siglo pasado, en 1948, consideraban que 10 por ciento de los varones eran homosexuales y que 5 por ciento correspondía a las mujeres; sin embargo poco tiempo después estas cifras empezaron a descender. En 1988, se encontró una prevalencia de 2-3 por ciento de homosexuales masculinos y al año siguiente disminuyó a menos de 1 por ciento de la población estudiada.

Pocos años después, se encontró que 1 por ciento de los varones afirmaban ser exclusivamente homosexuales, mientras que 2 por ciento referían haber tenido relaciones homosexuales alguna vez en la vida. Pero, estas estadísticas deben tomarse con grandes reservas porque tocan un tema delicado, íntimo, de ahí su poca confiabilidad.

Para dar una panorámica más amplia a nivel mundial, las estadísticas recientes en algunos países son las siguientes: Ya desde 1973, desapareció de la nomenclatura diagnóstica de la Asociación Americana de Psiquiatría (a la cual seguimos y por la cual nos regimos un gran número de médicos psiquiatras) el término homosexualidad, por considerarla solamente como una variedad en la preferencia sexual, que supone la convicción de un estilo de vida alternativo y no la de una entidad psicopatológica, enfermiza, que se presenta con bastante regularidad como una variante de la sexualidad humana: la presencia de la homosexualidad no parece ser una cuestión de elección; la expresión de la homosexualidad es una cuestión de elección.



Factores

La pregunta aún en nuestros días está en el aire: "¿Se nace" o "se hace "homosexual?". El enigma puede despejarse multifactorialmente.

Sigmund Freud no la consideraba una enfermedad, sino un defecto en el desarrollo psicosexual del niño que tenía un gran temor a la castración, así como un miedo de quedarse fusionado a su madre, aunado a una figura paterna lejana y poco afectuosa que impedía la virilidad. En la mujer, la envidia del pene no resuelta y el amor no correspondido a su madre, se transferirían en la adultez en esa búsqueda homosexual con otra mujer.

Las teorías psicodinámicas modernas han encontrado fantasías sexuales hacia el padre del mismo sexo alrededor de los tres a cinco años, que pudieran originar en el futuro conductas y actividades homosexuales, de igual manera que han encontrado en esas edades, fantasías sexuales hacia el padre del sexo opuesto, que se traducirían en conductas y búsquedas heterosexuales.

Los factores biológicos, genéticos, recientemente estudiados, demuestran una disminución de andrógenos en los homosexuales: las hormonas androgénicas prenatales disminuidas en el varón lo hacen un chico menos agresivo y competitivo, con menor inclinación a las actividades atléticas, así como con mayor la pasividad. Con las chicas sujetas a un aumento de estas hormonas prenatales masculinas, en la pubertad se inclinan por actividades "masculinas" y son más agresivas que el resto de sus compañeras, con una fuerte tendencia hacia la bisexualidad o a la homosexualidad, en mayor proporción que la esperada en la población general.

Observaciones modernas en gemelos homosexuales monocigóticos (del mismo óvulo) dieron como resultado un mayor número de homosexualidad que en el grupo de los gemelos dicigóticos (de dos óvulos), hecho que sugiere una predisposición genética. En la familias de hombres homosexuales, se ha visto un mayor número de hermanos homosexuales.

Un estudio reciente demostró que 33 de 44 hermanos homosexuales poseían un marcador genético en la mitad inferior del cromosoma "X" La práctica y la conducta de los homosexuales es tan variada y amplia como la de los heterosexuales, limitada naturalmente por la anatomía. Se practican relaciones homosexuales boca-boca, buco-genitales, buco-anales, buco-mamarias (esta práctica es mayor en las mujeres) y la introducción del pene en el ano (mucho menos de lo que se cree).

Puede haber parejas de homosexuales monógamas estables, donde las parejas formadas por mujeres homosexuales lo son más, también existen homosexuales promiscuos, aunque esto ha disminuido debido a la diseminación del sida, de cualquier forma son con frecuencia discriminados, social y civilmente.

En las mujeres homosexuales hay mayor tolerancia por parte de la sociedad, aunque en ambos grupos no se goza de los privilegios legales como casarse y tener hijos; consecuentemente, este hecho los obliga a mantener relaciones heterosexuales "de a mentiritas".

Los trastornos emocionales en los homosexuales pueden ser los mismos que en los heterosexuales, si un conflicto los afecta pueden sufrir de una disminución de la autoestima o padecer una depresión mayor.



PUBLICIDAD