Se encuentra usted aquí

“Wanted, Karime Macías de Duarte”

Mexicanos difunden carta en la que piden ayudar a su captura y alistan protestas; “Estamos muy enojados de que esté llevando una vida de tanto lujo”
Muestran mexicanos en Reino Unido repudio a Karime Macías
En la imagen, Jessica Cortés, experta en servicios financieros; Zitlalli Rubio, trabajadora de una firma financiera, y Paola Feregrino, especialista en marketing. (INDER BUGARIN. EL UNIVERSAL)
02/06/2018
03:33
Inder Bugarin / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Londres.— Los residentes de la lujosa mansión Willbraham, donde vive Karime Macías, se toparon con una inesperada carta en su buzón.

En la misiva, dirigida con nombre y apellido a cada uno de los vecinos, se lee: “Se busca. Karime Macías de Duarte”, acompañada de tres fotografías. En una de éstas aparecen todos los miembros de la familia y el teléfono de la Interpol, “por si la han visto”.

El texto afirma que Macías participó en una red de corrupción que entretejió con su esposo, el ex gobernador Javier Duarte, y usaba para el desvío de fondos dirigidos a la Cruz Roja, hospitales públicos y escuelas, por un valor equivalente a los 188 millones de dólares.

“Su esposa, coludida, y quien tenía pleno conocimiento de dónde provenía el dinero, huyó a Londres, y ahora es vecina de ustedes. Vive en el 10 de Willbraham Place”, dice la carta, la cual es parte de una iniciativa emprendida por miembros de la comunidad mexicana en Reino Unido, conformada por madres de familia, profesionistas con estudios superiores y ciudadanos de a pie preocupados por la situación en su país, según constató EL UNIVERSAL.

“Se enviaron cartas a los vecinos para que la gente con la que [Karime] interactúa sepa la clase de persona que es”, afirmó Jessica Cortés, experta en servicios financieros.

“No vamos a parar, estamos muy enojados de que esté llevando una vida de tanto lujo. Se está burlando de cada uno de nosotros, parece no importarle haber robado tanto”, dijo Paola Feregrino, originaria de Querétaro y especialista en marketing.

Según información recabada en diversas reuniones, los residentes mexicanos prevén varias acciones en respuesta a la presencia de Macías, como llevarle un grupo de música jarocha a las puertas de su domicilio, plantones frente a la escuela de sus hijos (Eaton Square School) y sensibilizar a legisladores británicos para que presionen al más alto nivel político.

La movilización, explicaron, es en respuesta a la inactividad de las autoridades británicas y mexicanas, a quienes exigen actuar de inmediato tras las revelaciones del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, sobre su ubicación y estilo de vida.

“Sabemos que Yunes hizo esas revelaciones por interés político. Qué importa. Hay que aprovechar para que al menos se haga justicia en un caso de muchos que nos deben”, indicó Caballero, quien creció en Xalapa, “un verdadero cuento de horror”, dijo.

Entre los mexicanos residentes en Reino Unido es notable la frustración, el enojo, el repudio y la impotencia: “Nos salimos de Londres por lo caro que es. ¡Y qué va! Impensable mandar a nuestros hijos a un colegio privado. Ni siquiera la gente con muy buenos salarios lo hace porque es insostenible. Pero esta señora, muy campante y sin importarle, está dándose lujos que sólo puede darse gente con grandes capitales. Es un descaro total”, lamentó la diseñadora Brenda Gollogly, quien vive en este país desde hace 17 años.

Zitlalli Rubio, trabajadora de una firma financiera, expresa que le causa “mucho dolor” la presencia de Macías y la vida que se está dando. “Lo que hicieron ellos con el DIF y con los medicamentos para los niños nos dice que son gente sin alma. Y el hecho de que se estén dando la vida de reyes con el dinero de medicinas no lo puedo concebir. Espero que las autoridades hagan valer la ley y la encierren”, sostuvo la originaria de la Ciudad de México.

La embajada de México en Reino Unido, encabezada por Julián Ventura, se negó a hablar con este diario; argumentó que centralizarán toda la información en la Cancillería.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS