Un crimen como el feminicidio no es planeado: especialista

Algunas características comunes que poseen los feminicidas son la habilidad de hacer creer a sus parejas que los necesitan económica y emocionalmente; no toleran las críticas; tienen bajo nivel escolar y suelen ser adictos a las drogas o el alcohol
30/10/2017
01:37
Redacción
Chihuahua.
-A +A

Un feminicida es un hombre con un elevado desprecio hacia las mujeres, pero además con graves trastornos sicológicos que lo pueden llevar a sentir que sus acciones son adecuadas, por eso, desde su propia concepción de la realidad, siente que la violencia que ejerce está justificada, y en todo caso la responsable es ella, pues él sólo hace lo que considera que es “positivo”, señala Orlando Juárez, abogado especialista en crímenes de género.

Comenta que existen cuatro clasificaciones de feminicidas: el neurótico, el perverso sicópata, el perverso sociópata y el sicótico. La mayor parte de quienes ejercen violencia contra sus parejas pertenecen al primer grupo, el cual se caracteriza por ser individuos con conductas sociales aceptables, que respetan la ley cotidianamente y tienen clara la distinción entre lo bueno y lo malo, pero en determinadas condiciones pierden el control de sus emociones y desatan una ira exacerbada contra sus esposas o novias. Es entonces cuando vienen ataques con violencia verbal, pasan a la física y finalmente las privan de la vida.

Algunas características comunes que poseen los feminicidas neuróticos son la habilidad para envolver a sus parejas, haciéndolas creer que los necesitan económica y emocionalmente; no toleran que los critiquen o difieran de sus ideas; tienen bajo nivel escolar; suelen ser adictos a las drogas o el alcohol, siendo estas sustancias las que generalmente provocan los episodios de violencia; y justifican sus errores o fallas culpando a las mujeres de su entorno.

Otro de los detonadores frecuentes de la violencia es la celotipia, o celos enfermizos. Por su baja autoestima un feminicida se impone por la fuerza a su pareja y la obliga a que se aísle de cualquier trato con otros.

Para el especialista, un crimen perpetrado por ese tipo de hombres no suele ser planeado —a diferencia de los sociópatas y sicópatas, los cuales hasta registran las rutinas de sus víctimas—, sino que son producto de un pensamiento repentino, que ocurre justo en el momento del homicidio, si acaso unos minutos antes, o incluso cometen el asesinato sin siquiera haber pensado en ello propiamente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS