Mujer denuncia que fue drogada y violada en hotel de Zipolite, Oaxaca

Empleados del hotel se negaron a mostrarle videos de seguridad y autoridades locales no tomaron su denuncia, afirma
Mujer denuncia que fue drogada y violada en hotel de Zipolite, Oaxaca
FOTO: Cortesía
16/05/2018
05:43
Fernando Miranda
-A +A

Claudia Salinas, una turista originaria de la Ciudad de México, denunció a través de un video la agresión sexual de la que fue víctima cuando se hospedaba en el hotel Nude, Bungalows & Spa, ubicado en Zipolite, Oaxaca. También indicó que las autoridades locales se negaron a brindarle apoyo y tomar su denuncia.

En el video, publicado el 12 de mayo, la comunicóloga y periodista freelance, Claudia Salinas, de 38 años, narra que se hospedó en el lugar desde el lunes 7 de mayo y su salida estaba programada para el jueves 10; sin embargo, la noche del miércoles 9, luego de pasar el día en el hotel, Claudia pidió un refresco de cola y se dirigió a la sala principal del hotel donde coincidió con tres hombres con quienes intercambió una charla cordial.

Se trataba presuntamente de Saúl Gurrión, dueño del hotel; Gabriel, chef del lugar; y un tercero que se identificó como Andrés, quienes se encontraban compartiendo una botella de whisky, de la que le invitaron una copa a Claudia.

Claudia cuenta que al rededior de las 2:00 de la mañana, los hombres se retiraron del lugar y ella se sintió mareada y con la lengua entumecida, por lo que se retiró a su habitación, donde se encerró con llave, tomó un baño y se enfundó en la pijama.

“Entre las 5:00 y las 6:00 de la mañana, ya amaneciendo, despierto con frío y me paro media dormida para buscar un suéter delgado con el cual cubrirme. También me echó encima una toalla seca del hotel para poder volver a dormir”, explica.

A las 7:40 de la mañana del jueves Claudia despertó con los ojos pesados y llorosos. Tomó un baño y preparó sus cosas para partir.

Cuenta que el malestar general le impidió desayunar y que aproximadamente a las 9:45 pidió al personal del hotel que retrasarán media hora el taxi que había solicitado para las 11:00, pues necesitaba recostarse ya que no se sentía bien.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Claudia relata que al estar en su habitación sintió un cólico estomacal por lo que fue al baño y ahí arrojó un pedazo de preservativo con restos de sangre y semen. Al percatarse de lo que le había sucedido revisó el lugar y encontró arena en la cama, aún cuando ella se había acostado recién bañada.

De inmediato pidió al personal del hotel que llamaran una patrulla porque había sido víctima de un ataque sexual.

La respuesta de los empleados la desconcertó pues narra que no se inmutaron y que incluso el gerente del hotel, Jair Flores, le dijo que revisaría los videos de seguridad pero desconectó el monitor de la computadora de la recepción y se retiró del lugar, dejandola esperando por más de 25 minutos.

Luego de que su denuncia no fue atendida por personal del hotel, tomó el taxi que llegó a recogerla a las 11:00 am, por consejo de su médico, y se dirigió a la base militar de Pochutla a pedir ayuda. Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la escoltaron hasta el Ministerio Público para interponer su denuncia.

Denuncia penal

Claudia cuenta que la licenciada encargada del MP se negó a tomarle su declaración, argumentando que no contaban con personal especializado, pues la psicóloga regresaría en dos días y el perito tampoco se encontraba.

Ni si quiera por la petición del personal militar fue atendida o canalizada a alguna instancia de la Fiscalía General de Oaxaca, por lo que decidió volver a la Ciudad de México.

La organización civilie Fundación Restauración Nacional A. C. denuncia que en esa zona del estado lo ocurrido con Claudia en el MP, es una constante pues las mujeres que son víctimas de violencia sexual no son atendidas por las autoridades.

Tal es el caso de una menor de edad, de 13 años, que fue violada y cuyo expediente se perdió de la Fiscalía; o el de una mujer que fue agredida, llamó al 911 y nadie acudió a ayudar, por lo que tuvo que buscar a la policía municipal para recibir atención.

Hotel pide “mantenerse neutrales”

En un comunicado, el hotel Nude, Bungalows & Spa informó que cuenta con “cámaras de videovigilancia que registran las entradas y salidas del hotel, así como los acceso a las habitaciones”, que desmienten la versión de Claudia. También se dijeron en “total disposición para colaborar con las investigaciones para que se esclarezcan los hechos”.

Lamentaron que se quiera “desprestigiar” al lugar y pidieron a la ciudadanía “que se mantengan neutrales y no hagan juicios sin fundamentos”.

También se refirieron a Claudia como “la supuesta afectada” y le reiteraron su disposición para esclarecer el asunto. EL UNIVERSAL buscó al gerente del hotel, Jair Flores, pero no obtuvo respuesta.

El hotel Nude Zipolite es propiedad de Saúl Gurrión, hermano del candidato del PAN, PRD y MC a la alcaldía de la ciudad de Oaxaca, Samuel Gurrión.

Sobre la postura del hotel, Claudia explica que nadie del hotel se ha comunicada con ella para mostrarle los supuestos videos.

“Dicen que no me quedé a revisar los videos, pero sí me quedé, más de 25 minutos, estaba horrorizada. Aún así ellos tiene todos mis datos, no me llamaron a mi celular para que no me fuera en ese estado, para decirme: oiga, aquí están los videos, vamos al MP a hacer la denuncia. Era lo que se debió haber hecho para poder deslindar de cualquier responsabilidad al hotel”.

Claudia cuenta que decidió hacer pública la agresión que vivió pues no recibió ayuda de las autoridades, "ojalá fuera la última persona a la que le pasa esto”.

Dijo que va a buscar presentar la denuncia en la Ciudad de México y una más ante Derechos Humanos por la negativa del MP de Pochutla de tomar su denuncia. 

Hasta el momento Claudia dice sentirse aturdida, con episodios de crisis y con miedo. Que tiene sueños terribles y aún secuelas físicas.

“Me jodieron un día, el 10 de mayo, pero no me van a echar a perder la vida. Es mi deber denunciarlo para alertar. Mi intención jamás es tumbarle el negocio a nadie pero esto no puede seguir pasando. No puedes encerrarte en tu habitación creyendo que estás segura y que te droguen y te ultrajen impunemente. No porque viajes sola o te quieras tomar un trago quiere decir que te violen”, concluye Claudia.

msl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS