Tras retiro de Sedena saquean albergues en Juchitán

Los hechos sucedieron en Sección de Xhavizende; las Fuerzas Armadas se retiraron sin previo aviso
El sitio resguarda a cinco familias, las cuales están a merced de grupos de ciudadanos que, a bordo de vehículos, buscan robar provisiones que quedaron almacenadas (EDWIN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)
09/11/2017
02:49
Juchitán
-A +A

[email protected]

Tras el retiro de los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de las zonas devastadas por los sismos de septiembre, ayer se registró un saqueo en el albergue que se instaló en el estadio municipal de la Segunda Sección Xhavizende.

El sitio resguarda a cinco familias, las cuales están a merced de grupos de ciudadanos que, a bordo de vehículos, buscan robar provisiones que quedaron almacenadas.

Según el testimonio de uno de los damnificados, un primer intento de saqueo tuvo lugar la noche del martes, cuando un grupo de personas intentó ingresar por la fuerza para vaciar el lugar; sin embargo, las personas que viven allí guardaron víveres, casas de campañas y otros artículos.

La mañana de ayer, un grupo numeroso arribó al sitio e ingresó por la fuerza llevándose comida, colchones, casas de campaña y cobijas a bordo de vehículos particulares.

Aunque los integrantes de las cinco familias intentaron hacer frente a los saqueadores, éstos los superaron en número y no pudieron defender las cosas que hoy son su único patrimonio.

Hasta el momento, los habitantes del albergue siguen en alerta por saqueos, mientras tanto, otros como el instalado en el Instituto Tecnológico del Istmo, fueron puestos sobre aviso y temen que los actos delictivos se repitan, poniendo en peligro la integridad y subsistencia de las familias.

Anteriormente, argumentó el testigo, con la presencia de los elementos de seguridad, la gente podía habitar tranquila en los sitios donde comen y duermen. Además, se retiraron de la zona los empleados de gobierno que estaban a cargo del lugar, dejando a las familias sin protección.

El retiro de las fuerzas armadas de ambos albergues sucedió desde el martes, sin previo aviso; también se desinstalaron las cocinas comunitarias y poco a poco han ido cerrando los sitios de resguardo para los afectados, informaron.

En días pasados, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa señaló que los refugios temporales se irían retirando paulatinamente, al no haber más personas que requirieran de esos servicios.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS