Tras 6 meses restauran vitrales de Nuevo León

Fueron dañados en enero por protestas contra gasolinazo; los reparó Vitrales Montaña, con sede en Torreón
El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) solicitó que durante los trabajos se conservaran al máximo las piezas originales; muchas piezas tuvieron que ser horneadas para no perder el color. (EMILIO VÁSQUEZ. EL UNIVERSAL)
16/09/2017
01:17
Francisco Rodríguez / Corresponsal
Torreón
-A +A

[email protected]

Vitrales Montaña terminó de restaurar los siete vitrales del Palacio de Gobierno de Nuevo León que fueron vandalizados y destruidos la noche del 5 de enero, en las protestas ciudadanas por el aumento a los precios de gasolina.

Vitrales Montaña, firma con más de 100 años de historia y radicada en Torreón, fue la encargada durante seis meses de recuperar, restaurar y en otros casos rehacer como nuevos los vitrales que fueron entregados al gobierno de Nuevo León el pasado 13 de septiembre para ser reinaugurados y exhibidos en la celebración del Grito de Independencia.

Fernando Montaña, heredero de la tradición de hacer vitrales, explicó que el criterio que marcaba el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) era conservar al máximo las piezas originales. Sin embargo, expuso que se encontraron piezas rotas, inexistentes y destruidas completamente.

“Tuvimos el contacto con la fábrica original que hizo el vidrio en Indiana y eso facilitó la cosas”, comentó Fernando. Dijo que las partes que no estaban muy dañadas se restauraron; las inexistentes se tuvieron que redibujar y después ensamblar con plomo nuevo.

Explicó que en el caso del vitral del águila, las piezas no eran las originales, por lo que aconsejaron hacerlo de nuevo. “En algún momento de la historia se restauró o se destruyó y pusieron piezas que no eran las originales; encontramos muchas piezas discrepantes de restauraciones pasadas, entonces aunque eso no estuviera muy dañado, decidimos volver a lo original”.

Contó que hubo vitrales como el de la figura de Benito Juárez, donde el 80% del cuerpo estaba destruido. De las secciones centrales de los vitrales, dijo, prácticamente en dos de ellos se hicieron nuevos porque la figura humana no existía.

El vitralista Fernando Montaña destacó el significado que representó restaurar dichos vitrales y recordó que fueron hechos por Casa Pellandini, por el artista Víctor Marco; casa y artista con los que su abuelo Ramón Montaña Simón, el fundador de Vitrales Montaña, comenzó a tejer su propia historia.

“Mi abuelo tuvo relación con esa casa y el vitralista era catalán, igual que mi abuelo. Lograr reconstruirlos prácticamente al original es muy satisfactorio, te deja muy tranquilo poder regresarlos de la forma que los concluimos”, sostuvo Fernando.

Fueron los mismos miembros de Vitrales Montaña quienes instalaron los vitrales en su lugar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS