Taxista choca a Lamborghini: trabajaría 6 años para pagarlo

Rogelio, el chofer de taxi que se accidentó en Durango, habría tenido que trabajar al menos seis años sin descanso ni ahorro para costear los daños del automóvil
Foto: Tomada de video
03/10/2017
00:26
Francisco Rodríguez / Corresponsal
-A +A

Fue el sábado por la noche cuando un Lamborghini circulaba por el Bulevar Miguel Alemán -esto en Gómez Palacio, Durango- y un taxista que venía en el carril contrario intentó dar una vuelta en U (prohibida en ese cruce). El chofer quiso dar la vuelta justo después que pasaba una patrulla de la policía local.

El taxi quedó destrozado en su parte delantera, incluido el motor, mientras que el auto de lujo quedó hundido de la parte del piloto. Rogelio García Vázquez fue puesto a disposición del Ministerio Público y con una deuda casi impagable. 

Un Lamborghini vale desde los 6 millones de pesos, pero los costos están valuados en 700 mil pesos. El conductor habría tenido que trabajar al menos seis años sin descanso ni ahorro, para costear los daños estimados producto del accidente.

Rogelio García pertenece a la base de taxis Zodiaco y tenía más de 10 años como taxista, según Víctor Sánchez, líder sindical de la base. “Si ni juntan para comprar un coche que no vale tanto”, comentó Víctor Sánchez sobre lo que habría que tenido que trabajar Rogelio para pagar.

Un taxista gana en promedio, según el líder de los taxistas, entre 700 y 800 pesos diarios, pero a esos ingresos hay que restarle gasolina y 250 pesos de renta por el coche, pues el taxi no era de Rogelio. En promedio pueden llegar a ganar hasta 300 pesos diarios, 2 mil 100 si trabajan los siete días de la semana. Rogelio tendría que haber trabajado un estimado de seis años sin descanso y destinando toda su ganancia al pago de los 700 mil pesos de daños.

Ha trascendido que el dueño del automóvil es un miembro de la familia Herrera en Gómez Palacio, dueños de la empresa Chilchota. Actualmente la alcaldesa de Gómez Palacio, Leticia Herrera, pertenece a dicha familia.

Inmediatamente circularon fotografías de los coches accidentados, donde la gente se cuestionaba el costo que tendría que pagar Rogelio a causa del choque. En redes sociales inclusive surgieron páginas y cuentas que anunciaban una "hamburguesada" para ayudar al taxista.

Sin embargo, el dueño del Lamborghini le otorgó el perdón, por lo que Rogelio se quitó un gran peso de encima. Con todo, el chofer se quedó sin empleo, pues ya no tiene coche que manejar y el dueño ya no lo va a contratar.

EL UNIVERSAL contactó a Rogelio pero éste dijo que no daría entrevistas por consejo de un abogado, hasta que pudiera recuperar legalmente el taxi, pues el coche sigue asegurado por la autoridad ministerial. 
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios