"Soy un cubano más que sirve a México"

“Regresaré de Cuba a Juchitán siendo un gran neurocirujano”, le prometió Germán Luis a su madre Florinda, maestra de primaria
Germán Luis, oriundo de Juchitán, vive en Cuba, donde estudió su carrera de neurocirujano, al escuchar de la tragedia en su pueblo, regresó a ayudar. (MARIO ARTURO MARTÍNEZ. EL UNIVERSAL)
08/10/2017
01:24
Roselia Chaca / Corresponsal
Ixtaltepec.
-A +A

“Regresaré de Cuba a Juchitán siendo un gran neurocirujano”, le prometió Germán Luis a su madre Florinda, maestra de primaria y promotora del zapoteco.

La promesa se cumplió 17 años después, aunque con su madre muerta; ahora Germán atiende en un campamento a miles de damnificados por los sismos del 7 y 23 de septiembre.

Confiesa que le entristecen las condiciones en que regresó de Cuba, después de casi dos décadas; pero a la vez se siente el doctor más afortunado del país por ser parte de la Brigada Médica Urbana Henry Reeves, que desde hace una semana brinda atención a los afectados por los temblores en Juchitán.

Hace pocos meses terminó la especialidad de neurocirugía y realizaba los trámites para validar todos sus estudios en México, cuando se enteró del terremoto de 8.2 que dejó sin hogar a sus hermanos y destruyó el trabajo de toda una vida de su mamá. Sin pensarlo, vino a llorar su pérdida.

“No quería regresar así, pero lo hice porque soy damnificado, mis hermanos lo son. Regresé y vi destruido todo lo que me vincula con esta tierra. Después me enteré que venía la brigada cubana a brindar su apoyo humanitario y pedí que me recibieran.

“Me encontré con mis maestros, con mi otra patria. Aquí vivo con ellos. Soy un cubano más que brinda su servicio al pueblo mexicano”, comenta.

Los 40 profesionales de la salud de Cuba —Germán es el 41— fueron ubicados en el campo deportivo Che-nita, entre los municipios de Ixtaltepec e Ixtepec.

Los brigadistas están bajo el mando del especialista en medicina general y epidemiólogo Rolando Piloto, quien va de un lugar a otro supervisando que las consultas sean ofrecidas en condiciones humanitarias.

Está orgulloso de su equipo de trabajo y explica que el contingente, reconocido internacionalmente, ha participado desde 2005 en 19 países, con 27 misiones en Indonesia, Pakistán, Nepal y Sierra Leona, incluso ante la emergencia del ébola.

La hermandad es lo primero que señala cuando se le pregunta por este apoyo y recuerda que cuando toda Latinoamérica le dio la espalda a su país por el bloqueo, México fue el único que se mantuvo solidario.

Durante los primeros tres días de servicio médico, la brigada ha otorgado mil 575 consultas médicas, 17 intervenciones quirúrgicas, más de 170 ultrasonidos de diagnóstico y 150 exámenes de laboratorio.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS