Sismo daña catedral de San Cristóbal de las Casas

El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, indicó que además, los templos de San Andrés Larraínzar, Tenejapa, Huixtá y Pantelhó también presentan daños
Uno de los templos con daños es el del Calvario Chiapa de Corzo
11/09/2017
11:25
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
-A +A

El sismo de 8.2 grados de magnitud dañó  varios templos católicos de los siglos XV1 y XV11 de la diócesis de San Cristóbal de las Casas y de la arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, algunos de los cuales fueron cerrados, y se espera que sean restaurados por especialista, informaron autoridades obispales.

El obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, indicó que uno de los inmuebles más deteriorados es la catedral de esa ciudad, cuyo mayor peligro lo representan las columnas, además de cuarteaduras en varias partes, principalmente en los arcos internos.

“Unas piedras que estaban en la cima de la fachada cayeron sobre el coro, destruyeron el órgano antiguo y parte del entarimado del mismo coro; donde están las campanas hay considerables  hendiduras  que  imposibilitan su uso; muchas tejas del techo se corrieron y existen goteras por todas partes”, advirtió.

El templo anexo de San Nicolás resiente una fractura en la parte superior de la fachada; otro templo que sufrió “grave deterioro” es el de Santa Lucía: sus torres casi se “deshicieron”, parte de ellas cayeron sobre el coro y destruyó “una buena parte”, por todos lados tiene cuarteaduras, la cúpula quedó muy dañada.

El retablo mayor en la parte del fondo del templo de San Francisco quedó  con hendiduras “de preocupación” y otros daños en los techos.

El prelado agregó que Santo Domingo, otra construcción colonial,  tiene grietas “en buena parte” de la bóveda central, lo cual es “ muy delicado”, porque recorre toda la nave central  y cayó parte de un arco en la capilla del rosario. 

El templo parroquial del municipio de Zinacantán perdió parte de su fachada; “ se vino abajo,  es muy impactante lo que sucedió”; en Venustiano Carranza cayeron piezas de los techos de  los templos de San Bartolomé, del Señor del Pozo, El Calvario y  El Carmen. Asimismo, el templo de San Sebastián, en  Comitán de Domínguez, tiene fisuras  en paredes y en las torres de las campanas.

El chiapaneco abundó que otros templos católicos dañados por el movimiento telúrico se encuentran en los municipios indígenas de  San Andrés Larraínzar, Tenejapa,  Huixtá y Pantelhó. En esa localidad se derrumbaron seis casas sin pérdidas de vidas humanas y se vino abajo un  templo evangélico.

 

Arizmendi Esquivel lamentó la muerte de una mujer  y sus dos hijos en la colonia La Hormiga, en San Cristóbal de las  Casas, al caerles una barda cuando se refugiaban de la intensidad del sismo,  derivado de los movimientos de la placa tectónica frente a las  Playas de Cocos.

El sismo no “es un problema religioso, sino  por problemas la naturaleza; no  falta quienes le quieran dar otra interpretación, aseguró.

“Algunos hermanos de otra religión  dicen que es  un castigo contra los católicos, siendo que en Juchitán  y la Costa y en todas partes hubo desastres  para todos,  Dios no fue selectivo contra católicos, sino contra todas las personas”, puntualizó.

En Tuxtla Gutiérrez, la arquidiócesis enlistó parroquias y templos con daños de leves a “muy severos” en sus estructuras.

Destacan el  templo parroquial de Santo Domingo de Guzmán, en  Chiapa de Corzo; el arco del templo antiguo en  Acala; las torres de las dos capillas más antiguas en  Jaltenango;  la mayor parte del templo y la casa parroquial de Jiquipilas; el templo parroquial de San José Terán en Tuxtla Gutiérrez.

Otras construcciones “fuertemente afectadas”, son la Catedral de San Marcos, la Casa del Apostolado Seglar San Marcos y la Casa de Pastoral de San Roque, el Seminario Diocesano, y la Casa Central del convento de la Discípulas de Jesús Buen Pastor, en Tuxtla Gutiérrez.

El arzobispo Fabio Martínez Castilla dijo que los sacerdotes responsables de las comunidades parroquiales tienen la instrucción de acatar las indicaciones de Protección Civil para salvaguardar la integridad física y la vida de los fieles en sus actividades de culto en los templos.

cg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios