Se mantiene en Chiapas ayuda para damnificados por sismo

A 52 días del terremoto magnitud 8.2 que golpeó 97 municipios de Chiapas, feligreses y diversos sectores la diócesis de San Cristóbal de las Casas entregaron 32 toneladas de ayuda humanitaria a los afectados
29/10/2017
16:08
Fredy Martín Pérez y Óscar Gutiérrez / Corresponsales
Chiapas
-A +A

A 52 días del terremoto magnitud 8.2 que golpeó  97 municipios de Chiapas, parroquias y voluntarios de la diócesis de San Cristóbal de las Casas y de la arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, mantienen la ayuda humanitaria alterna y de apoyo a proyectos comunitarios de  reconstrucción,  informaron autoridades eclesiásticas.

Con apoyo de feligreses y diversos sectores la diócesis de San Cristóbal de las Casas entregaron 32 toneladas de ayuda humanitaria a damnificados de Chiapas y Oaxaca, indicó el obispo Felipe  Arizmendi Esquivel.

Arizmendi Esquivel dio a conocer que ha enviado 25 toneladas de víveres, ropa y enseres domésticos.

A la diócesis de Tehuantepec, han sido enviadas 15 toneladas, principalmente a Juchitán y su alrededores; 7 toneladas a la arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, para comunidades de los municipios de Cintalapa y Jiquipilas y 3 toneladas para Niotic, en el municipio de Simojovel.

A la diócesis de Tapachula, se mandó ayuda para reconstruir casas en Tonalá, con láminas, montenes, tubulares y clavos.

Este lunes 30 de octubre, serán enviadas otras 7 toneladas de víveres hacia el Istmo de Tehuantepec.

“Seguimos recibiendo lo que las parroquias acopian, y lo remitimos de inmediato a quienes ahora sufren desabasto”, explicó el obispo.  

Arizmendi Esquivel dio a conocer que “gracias a las oportunas gestiones” del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la “pronta atención” del gobierno federal y estatal, “avanza la protección de nuestros templos dañados por el terremoto, para proceder después a su restauración”.

En el caso de la catedral, se levantó una barda perimetral con lámina, para proteger a la ciudanía que camina por el lugar, para que se proceda a restaurar el templo en los arcos dañados y que sostenían el techo.

Además se han cubierto el techo con lonas, para evitar que la lluvia dañe los retablos históricos y las paredes.

En el lugar se hacen estudios técnicos para “decidir la forma de restaurar las columnas y los otros daños, así como tramitando los recursos necesarios para toda la restauración. Esta tardará varios meses”.

Y también se trabaja en los templos de: San Nicolás, San Francisco, Santa Lucía, Santo Domingo, San Diego, y otros de la diócesis que fueron dañados y que permanecen cerrados, por lo que los cultos de adoración se llevan a cabo en lugares alternos.

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS