Sacerdote acusado de pederasta se entrega al MP en Coahuila

Juan Manuel Riojas permanecerá en una celda hasta que rinda su declaración
El cura Juan Manuel Riojas señaló que solicitó copias del expediente en su contra y que le fue negado. Consideró que buscan señalarlo como culpable (TONY RIVERA. EL UNIVERSAL)
19/08/2017
01:47
Francisco Rodríguez / Corresponsal
Piedras Negras.
-A +A

El sacerdote de la Diócesis de Piedras Negras, Juan Manuel Riojas Martínez, se entregó ayer ante el Ministerio Público de esa ciudad fronteriza; tiene dos denuncias por delitos de violación en contra de dos seminaristas.

Horas antes, la Procuraduría General de Justicia del Estado ordenó colocar un panorámico sobre la carretera 57, con la fotografía del sacerdote, en la que ofrecía 200 mil pesos de recompensa a quien proporcionara información que permitiera localizar y capturar al presunto pederasta.

El cura conocido como padre Meño llegó a la delegación norte de la procuraduría estatal, acompañado por su abogado Ernesto Romero.

El sacerdote argumentó que no estaba huyendo de la justicia, sino que su ausencia se debió a que estaba preparando su defensa.

Antes, a través de un comunicado, señaló que solicitó copias del expediente en su contra y que le fueron negadas, por lo que consideró que existe la intención de juzgarlo culpable.

Juan Manuel Riojas contaba con una orden de aprehensión desde hace cinco meses, cuando se le acusó de haber violado a un religioso dentro del seminario.

Ernesto Romero, abogado del cura, aseguró que en los próximos días presentará pruebas para comprobar la inocencia de su cliente.

“Él es inocente. En su momento hizo una solicitud al Ministerio Público para preparar su defensa’’, declaró.

Agentes del Ministerio Público procedieron al arresto y fue llevado a la celda donde permanecerá hasta que rinda su declaración.

El caso del clérigo se lleva en el proceso penal 228/2017 cuando un seminarista y la Diócesis lo denunciaron el 24 de marzo por un presunto abuso sexual.

Un mes después, el 20 de abril, se presentó otra denuncia de un ex seminarista que también acusaba al sacerdote de haber abusado de él.

Al no ser hallado, la PGJE solicitó ayuda de estados vecinos para dar con su paradero.

Mientras, el obispo de Piedras Negras, Alonso Garza, pidió perdón a los feligreses, seminaristas y sacerdotes por los posibles daños ocasionados por el cura. Deseó que se llegue a la verdad y a la justicia.

“Invitamos a todos los fieles de nuestra comunidad a unirnos en oración para que el juez supremo haga brillar la justicia”, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS