​Rezan por Amor, la bebé de Jojutla que murió en el sismo

Vecinos acudieron a la explanada principal para rezar por el descanso eterno de la menor de dos años dos meses que falleció el pasado 19 de septiembre en este municipio de Morelos
Foto: Yesenia Daniel - EL UNIVERSAL
29/09/2017
21:44
Justino Miranda / Corresponsal
Jojutla, MOR.-
-A +A

Los ojos rasgados y traviesos de Amor iluminaron la noche más que las veladoras encendidas en la plaza principal de Jojutla. Su cara infantil y la sonrisa dibujada revelaron un carácter fuerte pero a la vez amable y pícaro. Pero Amor no jugaba en la plaza sólo estaba presente en una fotografía porque la pequeña de dos años y dos meses de edad fue una de las 17 víctimas mortales del sismo del 19 de septiembre en el municipio cañero.
 
En su memoria un centenar de vecinos acudieron a la explanada principal de Jojutla, la noche del jueves, para rezar por el descanso de su alma
 
Aleida Romero, madre de Amor, tomó la foto de su hija y la cubrió con sus ropas y enseguida varios asistentes, en su mayoría mujeres, se acercaron para abrazar a la joven mujer de carácter amable, tranquilo, suave.
 
Las lágrimas surcaron su rostro pero Aleida nunca perdió el control, abrazó a cada mujer, les enseñó orgullosa la fotografía y acarició con la punta del dedo índice el rostro de la pequeña y la miraba absorta por varios segundos.
 
Sólo entonces reveló que además de su pequeña también perdió a su madre en el terremoto que azotó al centro del país hace 10 días. "Sólo Dios sabe por qué hace las cosas", expresó y luego enjugó sus lágrimas.
 
El grupo de dolientes se apostó frente a las letras que forman el nombre de la ciudad y colocaron veladoras encendidas que tintineaban con las suaves ráfagas de viento acompañadas de una llovizna, como si la ciudad con ello volviera a latir.
 
Los niños volteaban a ver a sus padres en busca de una mirada que los animara a seguir, con las veladoras entre las manos. Los pabilos fueron encendidos hasta iluminar por completo aquel letrero, otros vecinos colocaron unas flores blancas y por último Aleida Romero, madre de Amor, colocó la imagen de la pequeña.
 
El día del terremoto Consuelo Sánchez, una mujer de 62 años, cuidaba de su nieta Amor de Guadalupe. Su mamá Aleida salía a trabajar todos los días desde que la pequeña nació para llevar el sustento a la casa materna.
 
La tarde del martes 19 la casa de dos pisos de doña Consuelo se vino abajo y entre los escombros quedaron los cuerpos de la bebé y de la abuela. La familia Romero tenía su vivienda sobre la calle 18 de Marzo en la colonia Emiliano Zapata, la más afectada en todo el estado y que empezó a ser derruida el pasado domingo.
 
En el acto convocado por la ciudadanía en la explanada no hubo voces ni dirigentes, sólo un hombre de fe que llevó el rosario improvisado. El clima dio tregua hasta que terminó el último Padre Nuestro y Ave María, entonces la llovizna se intensificó y el acto acabó en silencio pero entre aplausos.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS