Pese a violencia, realizan tradicional “Tigrada” en Chilapa

Hombres, mujeres y niños, desfilaron por las calles vestidos de tigre para su tradicional fiesta
Foto: Salvador Cisneros
15/08/2017
21:22
Arturo de Dios Palma
Chilapa
-A +A

La tradición sigue, la violencia no para y los tigres de Chilapa resisten. Este martes, como cada año, cientos de hombres tigre salieron a las calles a celebrar “La Tigrada”.

La violencia de los últimos años pegó en el tradicional desfile de tigres, pero no lo suficiente para desterrarlos.

Los hombres tigre que salieron a la calles a desfilar lo hicieron de manera desorganizada. Un contingente lo encabezó el presidente municipal, Jesús Parra García, mientras que los tigres de los barrios tradicionales de la cabecera municipal, los de La Villa y Santa Gertudris, lo hicieron por su lado.

Este año, los tigres del barrio de La Villa salieron sin su líder. La razón: salió huyendo después de aparecer en una lista que difundió un grupo del crimen organizado como una próxima víctima.

sc150817002.jpg

En los últimos años, la celebración de cualquier fiesta tradicional en Chilapa se ha visto mermada por la violencia que desde 2014 no para. En esta ocasión, la seguridad fue discreta y sólo en la punta, donde iba el alcalde, se vio presencia de policías municipales, estatales y militares.

Por el recorrido también se pudo ver decenas de fachadas de casas moños negros, que indican que uno de sus miembros murió recientemente.

Pese a todo, este día hombres, mujeres, niños, ancianos y familias completas se vistieron de hombres tigre para conmemorar una edición más de “La Tigrada” en Chilapa.

“La Tigrada” es una de las celebraciones más tradicionales del municipio; su origen y propósito no son del todo claros. La celebración como tal no tiene más de 10 años que se realiza.

sc150817003.jpg

No se tiene claro si se trata se una petición de lluvia o se realiza para agradecer que éstas ya llegaron.

En la misma región de La Montaña baja y Centro, los hombres tigre se visten con el propósito de solicitar un buen temporal a las deidades. La celebración que se realiza en el municipio de Zitlala y en Acatlán, comunidad de Chilapa, tiene un origen prehispánico y es encabezada por los indígenas de los lugares.

En Zitlala y Acatlán los pobladores realizan el ritual de petición de lluvias a través de peleas donde el principal propósito es ofrendar la sangre y el sudor de los peleadores para que haya lluvias abundantes.

Acá en Chilapa, la tradición es ponerse el traje de tigre y salir a las calles a corretear a los jóvenes y niños, quienes retan a los tigres para ser correteados y atrapados. “Tigre manso carita de garbanzo”, “Tigre amarillo carita de zorrillo” y “Ese tigre no hace nada, hace pura cochinada”, son algunos de los versos con que desafían a los personajes.

sc150817004.jpg

Los que son agarrados por lo regular reciben un castigo que consiste en darles a morder un chile verde. Pero también existe la condena extrema: son atados a postes de luz además de pintarles el rostro.

Los hombres y, recientemente también las mujeres, se visten con una máscara por lo regular de madera, que caracteriza el rostro del tigre; junto con ella portan un traje de color amarillo con rayas negras, que de igual forma simula la piel del felino.

Los hombres tigre llevan en las manos una cadena de metal que arrastran como una señal que avisa su presencia.

Los tigres de Chilapa salen a las calles desde los últimos días de julio. Las recorren hasta el 15 de agosto cuando se juntan en la plaza cívica. A esa reunión se le denomina “La Tigrada”.

sc150817005.jpg

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS