Pescadores beben sangre de animales para sobrevivir

Adolfo, Israel y Wilfrido se encuentran con sus familias; náufragos llevaban 11 días desaparecidos; Marina los rescata
Debido al evento de Norte y el fuerte oleaje provocaron que por poco se inundara la embarcación Virgo, en la que zarparon el 6 de enero de la playa Manzanillo para la pesca de tiburón; por pánico, tiraron los alimentos al mar. (FOTO: CORTESÍA)
20/01/2018
04:00
Lizbeth Flores/Corresponsal
Oaxaca de Juárez.
-A +A

[email protected]

Bebiendo sangre de patos, de tortuga y hasta sus propios orines, sobrevivieron durante 11 días tres pescadores, originarios de Puerto Escondido, quienes se extraviaron en el litoral de Oaxaca.

“Gracias Dios Padre”, expresa Adolfo Chapol, uno de los hombres de mar, al llegar al muelle de Huatulco la noche del jueves, donde fue recibido por su familia entre el llanto y la alegría. Los días a la deriva fueron compesados con un abrazo que duró un par de minutos, después de 12 días de no verse.

Los otros dos pescadores, Isael Morales Ramírez y Wilfrido Morales Escobar, se reencontraron de la misma forma con sus seres queridos, sorprendidos y agradecidos de haber vuelto a nacer. ¡Es un milagro!, decían con entusiasmo al saberse sobrevivientes del naufragio.

El evento de Norte y el fuerte oleaje provocaron que por poco se inundara la embarcación Virgo, en la que zarparon el 6 de enero de la playa Manzanillo para la pesca de tiburón; ante la fuerza del mar y el pánico, tiraron los alimentos y botellas de agua al mar. Sin nada que los alimentara pero con su fe como respaldo, pasaron los días y las noches hasta que fueron rescatados por elementos de la Secretaría de Marina, quien después de varios intentos pudieron ponerlos a salvo.

Un poco de agua y un mensaje lanzado desde el aire por la Semar: “No desesperen, no se preocupen, ya vamos por ustedes”, les volvió la esperanza para creer en que serían rescatados, incluso después de ver pasar barcos y helicópteros, a los que debido al clima no podían hacer señales para comunicarse, narran.

“Ellos veían el avión, incluso los barcos pasar, pero por desgracia el mal tiempo ocasionó que no fueran detectados por el radar, pero ellos los veían, sólo que no sabían cómo hacerles señas”, cuenta Cristela Morales, hermana de Isael, el pescador de 53 años, quien por primera ocasión había salido a capturar tiburones.

Mientras los tres originarios de Puerto Escondido soportaban a la adversidad de la naturaleza, sus familias en tierra mantuvieron la exigencia de que continuaran los operativos de búsqueda durante las casi dos semanas de la desaparición.

El 11 de enero la Coordinación Estatal de Protección Civil informó de su supuesto rescate, anuncio que se trató de una falsa alarma y que causó la indignación de los oaxaqueños.

A las demandas de apoyo se sumaron las plegarias y oraciones, platica Cristela: “Nuestra fe, nuestra esperanza, no decaímos, siempre estuvimos firmes de seguir luchando y seguir pidiendo a las autoridades de que no dejaran de buscarlos (…) cuando la Marina nos los regresó descansó nuestro corazón”, expresa entre lágrimas.

Después de 11 días de desaparecidos, el 17 de enero, los marinos pusieron a salvo a los pescadores, al hallarlos a 200 millas de la playa de Acapulco después de varios intentos. Se tenía previsto que los hombres de mar llegaran al muelle en las primeras horas del jueves, conducidos por la patrulla oceánica Romero; sin embargo, esta sufrió una falla, por lo que tuvieron que esperar y finalmente viajaron a bordo de una unidad de nombre Mitla. Los retrasos ocasionaron que llegaran a tierra la noche del 18 de enero.

Al llegar al muelle de Huatulco fueron trasladados a la Capitanía del Puerto y después regresados con sus familias a Puerto Escondido, a unos 110 kilómetros de distancia.

Ahora, los tres náufragos han vuelto con sus seres queridos con quienes descansan por un tiempo, para después continuar de nuevo con la pesca marítima.

Este caso de naufragio con un final feliz no siempre se repite. Tal es el caso de Luis Omar y José Antonio, pescadores del municipio de Villa de Tututepec, que salieron el 22 de diciembre del año pasado a bordo de una embarcación sin matrícula y hasta el momento no han sido localizados. Sus familias aún guardan la esperanza de volver a verlos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS