Pedirá Guerrero declaratoria de emergencia por huracán "Max"

Con la medida se apoyará a 25 municipios, donde 3 mil 500 casas tuvieron afectaciones
El gobernador Héctor Astudillo explicó que una vez que se conocen los daños que causó el huracán Max , se da inicio a la reconstrucción (ESPECIAL)
19/09/2017
01:48
Redacción
Acapulco.
-A +A

El gobierno de Guerrero solicitará la declaratoria de emergencia para 25 municipios, en los cuales resultaron afectadas 3 mil 500 viviendas, cuyas familias perdieron sus bienes del hogar, así como los daños en caminos y carreteras, sembradíos, suspensión de servicios como el agua potable y energía eléctrica.

Los municipios afectados, expuso el gobernador Héctor Astudillo Flores, se localizan principalmente en la región de la Costa Chica, algunos de la Montaña, Costa Grande y Acapulco. Se ha enviado la solicitud para tener acceso a los recursos económicos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) del gobierno federal, dijo.

En conferencia de prensa, explicó que una vez que se conocen los daños que causó el huracán Max, se da inicio a la reconstrucción, la cual se centrará en los rubros de vivienda, caminos, carreteras, sistemas de agua potable y cultivos, pero también se atenderá a los pescadores y ganaderos.

“Todos los integrantes del gobierno estatal se encuentran trabajando en las diversas comunidades de la Costa Chica. Una de las prioridades fue restablecer el servicio de energía eléctrica que se ha logrado casi en su totalidad. Y se trabaja en la reparación de caminos”, mencionó.

El mandatario lamentó que algunas de las inundacionesregistradas se debieron a la falta de apertura de las barras de las lagunas, lo que provocó el desbordamiento y, en consecuencia, anegaciones en distintas zonas.

Las afectacione causadas por el huracán Max fueron significativos porque, citó como ejemplo, paralizó la actividad pesquera, los restaurantes y diversos negocios puesto que algunos todavía están inundados y otros carecen de electricidad o de agua potable.

Sin embargo, comentó que la oportuna difusión de la información de este meteoro permitió que cientos de familias, de las distintas regiones de la entidad, se prepararan para enfrentar a Max. “Siempre se alertó a la población, sobre los riesgos que implicaba este huracán”, agregó.

Precisó: “Hemos pasado la emergencia, ahora a trabajar en la reconstrucción, pero también se vigila que la población cuente con alimentos y agua. Se llevan a cabo las acciones a emprender para ayudar a todos los que salieron afectados”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS