No hubo justicia para ninguno de los dos, dice familia de mexicano ejecutado en Texas

Se ejecutó a Rubén sin aclarar si mató a Mayra, dice el tío de ambos
La casa de doña Cleta, abuela de Rubén Cárdenas, está cerrada, pues la mujer fue hospitalizada tras saber que a su nieto le aplicaron la inyección letal (XÓCHITL ÁLVAREZ. EL UNIVERSAL)
10/11/2017
01:23
Xóchitl Álvarez / Corresponsal
Irapuato.
-A +A

[email protected]

El llanto de Enriqueta Rosales, doña Cleta, abuela de Rubén Cárdenas Ramírez , se escuchó hasta la calle apenas supo que se había consumado la ejecución de su nieto en una prisión de Texas. “¡Cómo no me va a doler, es mi sangre, es mi nieto!”, respondía a las muestras de consuelo.

Juan Ramírez, el mayor de los nueve hijos de doña Cleta, dijo que no hubo justicia para ninguno porque nunca se aclaró si —Rubén— realmente había sido el culpable. Consideró que el gobierno mexicano no asumió una defensa fuerte, “lo dejaron ahí y hasta que supieron la pena de muerte volvieron a trabajarlo”.

Añadió que a la familia le duele el fallecimiento de Rubén, quien estuvo preso durante 20 años y hasta su muerte en Estados Unidos, acusado del homicidio de su prima hermana Mayra Azucena Laguna Ramírez. “Él siempre dijo que no la había matado; la verdad no se podrá saber porque no le permitieron defenderse”, agregó.

Artículo

“Regresaré por justicia”, últimas palabras de mexicano ejecutado

Rubén Cárdenas Ramírez estaba acusado de secuestrar y violar a su prima; el presidente Peña Nieto lamenta ejecución; viola derechos humanos: SRE
“Regresaré por justicia”, últimas palabras de mexicano ejecutado“Regresaré por justicia”, últimas palabras de mexicano ejecutado

En su vivienda de la colonia Las Delicias, ubicada a espaldas de la casa de doña Cleta, Juan comenta que la tragedia ocurrida en 1997 con el fallecimiento de Mayra dividió a la familia, porque algunos hermanos se hicieron más del lado de Felisa; ahora se vivió una segunda tragedia, y el deterioro de la salud de la abuela, a partir de que se notificó que Rubén sería llevado a la cámara de la muerte.

El irapuatense recibió la inyección letal el pasado 8 noviembre. A las 22:26 horas se declaró su muerte.

Artículo

Las últimas palabras de los mexicanos ejecutados en EU

Desde 1926, 12 mexicanos han sido ejecutados por la justicia estadounidense, principalmente en Texas
Las últimas palabras de los mexicanos ejecutados en EULas últimas palabras de los mexicanos ejecutados en EU

“Se le condenó y se le quitó la vida, cuando decía que él no la había matado”. Comentó Juan que “a la persona que lo acusó… le dieron 25 años de prisión” y le falta poco para salir.

“Me repatean las injusticias, siento coraje, como en el caso de mi sobrino: desgraciadamente no pudimos hacer nada desde acá, ellos que estaban allá tampoco se movieron, apenas nos dimos cuenta de que sí sería ejecutado hasta hace tres meses”.

Refirió que cuando supo que de nuevo el gobierno entraría a la defensa se albergó la esperanza de que su sobrino podría seguir con vida, que se podría demostrar que no era culpable del crimen, pero “la autoridad no se movió como debía”.

Le manda video. Aunque dice ser el más duro de corazón, Juan señala que desearía estar cerca de Sanjuana acompañándola en este trance tan doloroso. En un video expresó: “Acompaño a mi hermana Sanjuana en sus sentimientos, que me disculpe, pero económicamente ando mal para ir a darle el pésame por la muerte de mi sobrino Rubén, pues que tengan paciencia, con el tiempo van a remediar el problema moral… y que se acaten a las órdenes del Jefe Superior”, señalando al cielo.

Artículo

Entérate. Así es una ejecución en cárceles de EU

El mexicano Rubén Ramírez Cárdenas, de 47 años de edad y originario de Guanajuato, podría ser ejecutado a las 18:00 horas de mañana miércoles en Texas; la pena de muerte se reinstauró en diverso estados de EU desde 1977
Entérate. Así es una ejecución en cárceles de EUEntérate. Así es una ejecución en cárceles de EU

La abuela tenía la esperanza de que se le dejara vivir, porque Felisa, madre de Mayra, le había otorgado el perdón, no hubo justicia.

Al saber que su nieto había muerto cayó en crisis emocional, sufrió un trastorno por su problema de diabetes y se le afectó la presión arterial, por lo que su hija Joaquina se la llevó al hospital. Hoy la casa de la abuela permanece con las puertas cerradas.

Fox se indigna. El ex presidente lamentó el caso de Rubén, por quien abogó ante él su madre Sanjuana siendo presidente. Entrevistado en San Miguel de Allende, Fox señaló que la pena de muerte no es sostenible: “Nadie en este mundo y en esta tierra, ningún ser humano puede juzgar a otro con una sentencia de muerte. La sentencia de muerte ya está pasada de moda, ya no la ejerce casi en ningún país”. Criticó que en Estados Unidos siguen con “estas barbajanerías”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios