Madres migrantes buscan a sus hijos en Tuxtla Gutiérrez

El parque del templo de Santo Domingo recibió a familiares centroamericanos de migrantes desaparecidos que no pierden la esperanza; este año Clementina Murcia se reencontrará con su hijo Mauro en Guadalajara
FOTO: Cortesía
05/12/2017
21:38
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIS.
-A +A

El drama por los hijos desaparecidos y la angustia por los años de no saber de ellos no merman la esperanza de la Caravana de Madres Centroamericanas de Migrantes Desaparecidos, que hoy cumplió cinco días de búsqueda en diferentes municipios de Chiapas.

El parque del templo de Santo Domingo, en el barrio del mismo nombre en Tuxtla Gutiérrez, recibió a las madres centroamericanas en un acto donde profesoras, de un colegio particular, leyeron cartas de más de un centenar de alumnos de secundaria que entregaron a las viajeras en solidaridad y como muestra de reconocimiento a la lucha por localizar a sus familiares.

4_4.jpg
FOTO: Cortesía

La bienvenida, al lado del templo católico, la ofreció Jeanette Gil, presidenta de la organización Ayuda para ti Mujer Migrante, AC. Expresó su respeto y admiración por “la gran lucha” de amor y esperanza de las madres.

Les dijo que esos cuatro mil kilómetros de búsqueda habrá “algo, algo que las aliente y las anime”.

Reprochó a las autoridades de gobierno “que pisotean los derechos de los migrantes, ultrajándolos, robándoles y burlándose de una manera vil”, denunció que por ello “México es el apocalipsis para muchos migrantes”.

1_9.jpg
Doña María Clementina Vázquez, de 72 años, llegó de Honduras a buscar a su hija María Inés quien dejó el hogar hace 17 años sin decirle a dónde iba.

“Yo trabajaba en la calle. A mi hija no le gustaba, así que se fue de la casa y me dejó a su hijo que yo he criado como si fuera mio; pese a todo busco a María Inés para que vuelva pronto a casa”, afirma.

De Honduras llegó, también a la capital de Chiapas, Dilma Medina a buscar a su hija Olga Edelmira, quien dejó la casa materna hace ocho años.

La mujer, originaria de El Progreso, declara con entusiasmo que a mediados de octubre pasado se comunicó con su hija quien le dijo que se encontraba en esta ciudad, donde se había casado con un salvadoreño y era madre.

“Después le volvimos a llamar pero ya no contesta y sólo lee los mensajes que le enviamos”, dijo.

2_7.jpg
FOTO: Cortesía

Noé Morales viajó de Guatemala en busca de su hermano Luis Felipe, de profesión pastor protestante, dejó el terruño hace 25 años y nunca más supieron de él.

En San Cristóbal de las Casas la hondureña Clementina Murcia dijo sentirse alegre, porque después de 16 años se reencontrará con su hijo Mauro Orlando Funes Murcia, pero no pasará lo mismo con su otro hijo Jorge Orlando Funes Murcia, desaparecido desde hace 30 años.

Animada comenta a quienes tienen hijos desaparecidos que no se desesperen porque esto empieza, “llevaba 16 años de no saber nada de mi muchacho hasta ahora que me voy a encontrar con él en Guadalajara”.

3_4.jpg
FOTO: Cortesía

A su lado viaja doña Josefina Isabel Ventura, de El Salvador, tiene 81 años y ésta es la cuarta vez que se involucra en la Caravana con la esperanza de encontrar “vivo o muerto” a su hijo Williams Gustavo Pérez Ventura, desaparecido en Oaxaca hace 16 años.

“Si Dios me lo permite voy a seguir viniendo, hay madres que han encontrado a sus hijos hasta 30 años después y mi hijo tiene 16 años de perdido”, cuenta en un murmullo.

Rubén Figueroa, del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), advirtió que México vive una emergencia por desapariciones, no sólo de migrantes, por tanto continuarán exigiendo justicia.

5_3.jpg
FOTO: Cortesía

La Caravana, puntualizó, cruza el país no sólo para buscar a los indocumentados desaparecidos, sino para denunciar y visibilizar más el tema.

msl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS