Los pendientes del ex fiscal de Guerrero, Xavier Olea

El funcionario Xavier Olea Peláez se va en medio de la polémica por las decenas de pendientes que dejó y por muchas declaraciones que molestaron, sobre todo, a las víctimas
Los pendientes del ex fiscal general de Guerrero, Xavier Olea
Fotografía tomada de Twitter @SGG_Guerrero
25/04/2018
18:34
Arturo de Dios Palma
-A +A

Chilpancingo, Guerrero.- Así como llegó se fue: inmerso de la polémica. Xavier Olea Peláez renunció al cargo de fiscal general de Guerrero.

El 10 de diciembre de 2015, Xavier Olea tomó protesta como nuevo fiscal general de Guerrero. Durante el debate de su nombramiento un tema fue permanente: la defensa personal que hizo del entonces alcalde Tlapa, Willy Reyes Ramos, a quien la Fiscalía General del Estado lo acusaba de ser el autor intelectual del asesinato del diputado federal del PRI, Moisés Villanueva de la Luz.

Finalmente pasó de defensor a acusador. Willy Reyes fue detenido casi después de dos años de gestión de Olea Peláez, el 16 de enero de 2018.

Ahora, este miércoles 25 de abril, se va en medio de la polémica por las decenas de pendientes que dejó y por muchas declaraciones que hizo que molestaron, sobre todo, a las víctimas.

Apenas en febrero, Olea Peláez salía de una cuando estaba entrando en otra polémica. Primero se dio el caso de los seis artesanos de Veracruz que fueron asesinados en Chilapa. Minutos después del hallazgo dijo que los cuerpos desmembrados eran integrantes del crimen organizado.

En los días siguientes, los familiares de los artesanos lo rechazaron y aclararon que cuando el grupo armado los secuestró en Chilapa eran apenas sus primeros minutos en ese municipio que visitaban por primera vez.

Después, vino el asesinado de dos sacerdotes en la carretera Taxco-Chilpancingo. Olea Peláez dijo que los religiosos habían asistido a una fiesta donde habían distintos grupos criminales, que bebieron alcohol y que a uno de ellos lo reconocieron como integrante de un grupo delictivo. Las declaraciones molestaron al obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, y pidió que el fiscal lo desmintiera. Ese fue uno de los episodios de mayor tensión en la relación entre la iglesia y el gobierno de Guerrero.

Después vino el caso de la YouTuber, La Nana pelucas, también: la criminalizó antes de tener los resultados de una investigación.

Ese fue el tenor de la gestión de Olea Peláez, muchas declaraciones y pocos resultados. En su periodo, la Fiscalía General de Estado fue la peor evaluada por la organización Impunidad Cero.

Estos son algunos de los casos pendientes donde los resultados son muy pobres. El más reciente la emboscada y masacre del seis policías estatales en la comunidad de Las Mesillas en Zihuatanejo, en la Costa Grande apenas la semana pasada.

Pero está otra masacre: la que ocurrió dentro del penal de Acapulco el pasado 6 de julio, cuando reos asesinaron a otros 28 reos. De esta caso nada se sabe. 

Otro pendiente más: el esclarecimiento de los crímenes de los reporteros, Francisco Pacheco Beltrán asesinado el 25 de abril de 2016 en Taxco y del Cecilio Pineda Birto, en 3 de marzo de 2017. Los dos casos están impunes.

En su periodo como fiscal, han asesinado a 19 políticos, 11 de ellos manifestaron su intención por competir por una candidatura. Ninguno de los casos está esclarecido.

Un caso más: la saturación de cuerpos en las tres instalaciones del Semefo. Sin bien la administración del Semefo no le corresponde a la FGE sino a la Secretaría de Salud, la identificación de cuerpo sí.

En ese punto los colectivos de familiares de desaparecidos insistieron casi durante toda su gestión, el lento trabajo que realizó la FGE para la identificación. Sin identificación la acumulación de cuerpos en los Semefos se ha ido agudizando.   

Desde el inicio de la administración de Héctor Astudillo Flores, ningún funcionario estuvo tan presionado para que renunciara como Olea Peláez.   

mpb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS