Lo que sabemos de la explosión del ferry

Se cumplen 15 días de la explosión que cimbró un ferry de la compañía Barcos Caribe mientras atracaba en Playa del Carmen. El incidente dejó casi una treintena de heridos; aquí te contamos los hechos
Explosión en ferry en Playa del Carmen.
Foto: Cortesía Policía Federal.
09/03/2018
04:20
Redacción
-A +A

Ayer jueves se cumplen 15 días de la explosión que cimbró un ferry de la compañía Barcos Caribe mientras atracaba en Playa del Carmen, Quintana Roo. El incidente dejó casi una treintena de heridos, uno de ellos, al menos, de gravedad. Cinco ciudadanos estadounidenses estaban entre los afectados.

El saldo de lesionados, sin embargo, parece no ser la consecuencia más perniciosa del incidente.

En espacios de opinión como el de Raúl Rodríguez gana eco la tesis, sustentada aparentemente en un video que estaría ya en poder de las autoridades, de que se trataría de un autoatentado, presuntamente, orquestado por Roberto Borge Martín.
 

Además de ser uno de los dueños de la empresa propietaria del bote siniestrado, Borge Martín es padre de Roberto Borge Angulo, el ex gobernador priísta de ese estado que enfrenta hoy, tras las rejas, un proceso legal acusado de lavado de dinero, peculado y desempeño irregular de funciones públicas.

De acuerdo con esta tesis, el autoatentado tendría como objetivo desestabilizar la administración del actual gobernador del estado, Carlos Joaquín González, quien llegó al cargo en 2016 apoyado por una alianza entre el Partido de la Revolución Democrática y Acción Nacional.

Joaquín González fue pieza clave en la operación político-legal que habría hecho posible llevar a Borge Angulo, su antecesor, ante la justicia.

Las investigaciones del hecho están en curso y, aunque aún no se ha dado a conocer públicamente la naturaleza de la detonación, Estados Unidos y Canadá han sugerido a sus ciudadanos y funcionarios en México que eviten en lo posible uno de los destinos turísticos más importantes de nuestro país.

El hecho

Poco antes de las 13:00 horas del 21 de febrero, el Caribe 1, un ferry de la empresa Barcos Caribe atracaba en el muelle de Playa del Carmen tras un recorrido de media hora desde la isla de Cozumel, ruta que comenzó a operar esa empresa naviera el 15 de febrero de 2015.

De pronto, una detonación se registró en la embarcación, lanzando esquirlas en todas direcciones que provocaron heridas a por lo menos 26 personas.

De acuerdo con versiones de prensa, como la de Rodríguez, columnista de EL UNIVERSAL, las autoridades tendrían ya en su poder un video en el que es posible observar a Roberto Borge Martín, padre del ex gobernador de Quintana Roo, subiendo al ferry en Cozumel, acompañado de un individuo no identificado que lleva consigo una mochila.

Según las mismas versiones, también en video podría verse a Borge Martín y a su acompañante descender de la embarcación, ya en el muelle de Playa del Carmen, poco antes de la detonación, pero ya sin la mochila con la que se le habría visto antes.

La empresa naviera, que cobraría hasta 4 millones de dólares por el seguro de la embarcación, calificó de inmediato como “un acto muy bajo y sin fundamento” la versión del auto-atentado. Sin embargo, el Fiscal General del Estado Miguel Ángel Pech Cen aclaró que la posible agresión auto infligida constituía una de las líneas de investigación abiertas.

Personajes clave

El más destacado en esta trama, sin duda, sería Borge Martín, padre del ex gobernador hoy preso. Borge Martín habría sido uno de los principales operadores en la creación de la empresa Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe, S.A. de C.V., constituida el 22 de junio de 2012.

Otros personajes clave son César Celso González Hermosillo, identificado como accionista mayoritario de la empresa y abogado de la familia Borge, y Franco González Padrón, tío de otro ex gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, quien antecedió a Borge Angulo en el cargo.

Otro actor destacado de esta saga es el actual gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, pieza fundamental en la investigación que permitió la formulación de varios cargos en contra de su antecesor, relacionados principalmente con el uso indebido de recursos públicos y la venta ilegal de terrenos propiedad del estado.

Borge Angulo sería, por supuesto, figura notable en esta trama. Actualmente preso en un penal del estado de Morelos, Borge Angulo dejó el cargo en septiembre de 2016, en medio de un vendaval de señalamientos de corrupción. Luego se desvaneció.

El 5 de junio de 2017, poco antes de intentar abordar un avión con destino a París, Borge Angulo fue detenido por elementos de Interpol y de la Procuraduría General de la República en el aeropuerto internacional de Tocumen, en Panamá.

Finalmente, el 4 de enero de este año Borge Angulo fue extraditado a México.

La investigación

Aunque fue la Fiscalía General del Estado la que tomó originalmente las riendas de las pesquisas por el estallido, la Procuraduría General de la República (PGR) informó el martes pasado que abrió una carpeta de investigación para esclarecer lo ocurrido.

La PGR incluso habría desplegado en el lugar de los hechos a peritos de la Agencia de Investigación Criminal, entre ellos a expertos en fotografía forense, en criminalística de campo, incendios y explosivos.

En las indagatorias también está involucrado personal de la Defensa Nacional y de la Marina, quienes habrían encontrado y desactivado hace algunos días al menos dos explosivos más en el casco del Caribe 2, otra de las embarcaciones de la naviera del padre de Roberto Borge, cuyas actividades están suspendidas desde el incidente en Playa del Carmen.

Al momento del hallazgo el Caribe 2 estaba fondeado en Cozumel.

En las indagatorias estaría incluso participando el Buró Federal de Investigaciones (FBI) del gobierno de Estados Unidos. La embajada de ese país se anticipó ya a informar que la detonación fue producto de un explosivo y no de alguna falla mecánica en el bote.

Las secuelas

Aunque aún no se han hecho públicos los resultados de la investigación, el estallido ha producido ya consecuencias negativas.

El 1 de marzo el gobierno de Estados Unidos lanzó una alerta de seguridad prohibiendo a sus empleados en México abordar embarcaciones como la siniestrada en Quintana Roo.
A sus viajeros en general les recomendó tener precaución y estar alerta.

Un día después, el 2 de marzo, el gobierno de Canadá publicó una alerta a sus ciudadanos con la misma indicación.

Para rematar, el gobierno norteamericano informó este miércoles 7 de marzo, el cierre de su consulado en Playa del Carmen, corazón de la Riviera Maya, argumentando “una amenaza a la seguridad”, sin dar más detalles.

Columnistas especializados en el tema aseguran que cruceros que suelen anclarse en esta zona del caribe mexicano están eliminando de sus itinerarios los paseos para sus viajeros que implican abordar embarcaciones tipo ferry.

Las consecuencias definitivas derivadas del estallido en el Barco Caribe aún están por verse, pero hasta ahora es posible anticipar que nada bueno derivará del incidente para uno de los destinos turísticos más importantes del país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS