15 | FEB | 2019
Estricto y exigente como jefe, “es muy hábil para los números”, “como ser humano es increíble” y “es de los que se quitan el pan de la boca para d á rtelo”, coinciden personas al hablar el ex funcionario, acusado de presunto lavado de dinero. (ESPECIAL)

La sorprendente fortuna de Juan Vergara, el hombre fuerte de Carlos Joaquín

17/02/2018
04:10
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Quintana Roo.
-A +A
Declaró ingresos por 71 millones de pesos tan sólo en 2016

Además de sacudir a la esfera política y mediática del estado, la detención del ex titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Juan Vergara Fernández, puso el foco sobre la inimaginable fortuna de un hombre que, como empresario se condujo siempre con discreción y mesura.

Alejado de los reflectores de la llamada “cancuniqué”, término acuñado por la periodista Mariana Orea para definir a la socialité cancunense, poblada de empresarios y políticos, si Juan Vergara era millonario --poseedor de más de 20 casas, terrenos, edificios y departamentos, dentro y fuera del estado, o si era accionista en más de siete corporativos o empresas-- el asunto no era público ni hacia alarde.

Con 22 años de residir en Cancún, Vergara Fernández se hizo una fortuna que declaró a su ingreso a la administración pública, en 2016.

Es socio o director de empresas como México Traveler Network, con 99 por ciento de las acciones; es presidente del Consejo de Auditores Corporativos Internacionales, con 90 por ciento de las acciones; posee el 59 por ciento de las acciones de Multimedios Turísticos, el 28 en Inmobiliaria Regiocaribe; el 25 y 25 en Telefrontera Management LLC y de Telefrontera LLC, y el 55 por ciento de acciones en Salud TV.

Consultada por EL UNIVERSAL, la declaración fiscal que Juan Melquiades Vergara Fernández, secretario de Finanzas -a partir del 26 de septiembre de 2016- presentó el 03 de diciembre de ese año, indica un ingreso anual por 71 millones 758.483 mil pesos, por sus actividades como empresario, previas a su encargo público.

En su declaración de intereses, se lee que como presidente del Consejo de Auditores Corporativos, poseía una participación remunerada que ascendió a los 109 millones 675 mil 898 pesos.

cancun_envio_fotos_de_juan_vergara_56397508.jpg

Entre sus propiedades, figuran una casa de 70 millones de pesos, ubicada en la Ciudad de México, que pagó de contado; un edificio, siete terrenos y seis casas en Cancún y Puerto Morelos; un terreno en Holbox, otro en Valladolid, Yucatán; un departamento en Puebla y un terreno en su ciudad natal, en el mismo estado; y un terreno en Solidaridad, algunos pagados de contado, otros a crédito.

Discreto, disciplinado, perfeccionista al extremo, con un “carácter del carajo, cuando se trata del trabajo”, pero de una “enorme generosidad y humanidad” --de acuerdo con gente cercana a su círculo personal--Vergara Fernández nació en Huachinango, Puebla, y es egresado de la Universidad Autónoma de aquel estado.

Comenzó a trabajar desde muy joven. “Viene de una familia muy humilde. Su papá era portero. Con mucho trabajo se pagó la universidad y poco a poco fue picando piedra. Se metió a asesorar empresas, le entró al tema de las pagadoras y le fue yendo muy bien.

“Ahora critican que sí su gran fortuna, pero no fue que llegara y con una varita se hizo rico. Tampoco abrió la billetera y pagó todo. No. Muchas cosas no son lo que parecen y la gente se las compra más allá de lo que son”, señala una ex colaboradora de Vergara Fernández.

Entre sus propiedades figuran también un LearJet 60, con valor de dos millones 970 mil dólares, con registro en Estados Unidos, el cual aparece en su declaración patrimonial. Posee un yate de lujo, tipo Sunseeker Predator 57, con registro en Estados Unidos y valor de un millón 580 mil dólares, adquirido en 2014; un Minicooper 2013, de 365 mil pesos; una camioneta Ford explorer 2015, un Jeep Liberty 2005 y un clubcar 2015, que suman casi un millón de pesos, además de una Suburban de 849 mil pesos y otros tres vehículos Ford.

“Es muy de su casa, unido con su familia, cuidado con sus hijos, a quienes les ha inculcado respeto, trabajo y ser compartidos. No es de beber. Hubo un tiempo en que tuvo problemas con el alcohol, pero lo dejó y desde entonces no bebe. En las fiestas de sus empresas no se ofrece alcohol”, detalla la entrevistada. Quienes le conocen lo describen como una persona inteligente, estudiosa, de mucho trabajo, lo que lo llevó a doctorarse en Finanzas.

Entre sus mayores placeres, está el baile. Le gusta la salsa y acostumbra jugar golf. Es amante de la cultura mexicana, posee habilidad para la lectura rápida y fue promotor de actividades culturales, como de la Camerata de Cancún.

Estricto y exigente como jefe, “es muy hábil para los números”, “como ser humano es increíble” y “es de los que se quita el pan de la boca para dártelo”, coinciden cuatro personas entrevistadas, sin acceder a ser citados por temor a la investigación que enfrenta el ex funcionario ante la PGR por el presunto delito de lavado de dinero.

Vergara Fernández se ha caracterizado por sus actividades altruistas. En 2010 creó la Fundación “Juan Vergara”, es consejero de “Cáritas Quintana Roo” y ha sido donante del CRIT y de la delegación de la Cruz Roja Mexicana en Cancún.

“Me tocó acompañar a Juan a Puebla, hace ya varios años, por lo de su fundación. Lo vi subir la sierra, en donde los niños salieron a recibirlo porque había ayudado a poner luz a una telesecundaria en la que no había electricidad; en la comunidad no tenían agua potable y financió para que pudieran potabilizarles el agua.

“Recuerdo que en una comunidad los niños jugaban con cajas de cartón, porque no tenían pelotas de futbol. Él le entregó un balón a cada niño al clausurar el ciclo escolar; pagó becas para que siguieran sus estudios. Nadie me lo contó, ahí estuve”, relató una fuente cercana al empresario.

cancun_envio_fotos_de_juan_vergara_56398163.jpg
Foto: Al hombre fuerte del gobernador se le consideró pieza clave a la hora de documentar las anomalías detectadas durante la administración de Borge.

Los 3 de 3 de Vergara

Su nombre cobró relevancia en el ámbito turístico y de las comunicaciones en 2010, a raíz de su sociedad con el ex gobernador Joaquín Hendricks, quien junto con Miguel Ángel Valle habían fundado la empresa México Traveler Network, a la que pertenece México Travel Channel, una televisora que surgió en 2008 y firmó contratos de publicidad oficial con diferentes estados para la promoción de sus destinos turísticos.

“Lo que hacía era irle a vender a los secretarios de Turismo de los estados paquetes de publicidad. Mucho se ha dicho que así fue que se enriqueció, pero no creas que era tan buen negocio. Había estados que no pagaban o que hasta quedaron debiendo”, comentó un ex trabajador de la televisora.

Su segundo momento fue cuando el gobernador electo de Quintana Roo, Carlos Joaquín, lo nombró integrante del equipo de transición y luego su secretario de Finanzas, cargo que ocupó en medio de fuertes cuestionamientos sobre la renegociación de la deuda pública que hizo por poco más de 19 mil millones de pesos, a través de su refinanciamiento y reestructuración.

Hombre fuerte del gobernador y pieza clave a la hora de documentar las irregularidades detectadas en la Sefiplan y otras dependencias y organismos estatales, como la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), los Fideicomisos de Promoción Turística o Vip Saesa, que se imputan al gobierno del ex gobernador Roberto Borge, el tercer momento de Juan Vergara fue su detención, la tarde del 2 de febrero.

Acusado del probable delito de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, por más de 55 millones de pesos, Vergara Fernández fue detenido en Cancún, cuando estaba a punto de llegar a un evento interno del PRD, como uno de los precandidatos a la diputación del Distrito Electoral 03.

La orden de aprehensión de Vergara, respecto de la causa pena 155/ 2017 –consultada por este diario- está fechada el 21 de noviembre y fue cumplimentada dos meses y medio después. Fue obsequiada por un juez, a petición de la PGR, por una denuncia presentada el 14 de septiembre de 2017 por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP), por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El tema involucra 55 millones 689 mil 970 de pesos y operaciones entre Juan Vergara y las empresas Azo y Negocios Prorsum, quienes “al parecer realizaron operaciones simuladas y aplicaron subsidios no aplicables” con Lomrey Consultores, Promotora de Inversión, Consultores Especializados Gaudi, Comercial Hugs Qu y Grupo Siete Pumas, sujetas a procedimiento por emitir comprobantes fiscales carentes de validez.

cancun_envio_fotos_de_juan_vergara_56397514.jpg

Al empresario se le imputa el haber recibido depósitos en sus cuentas, provenientes de dichas empresas y utilizar el estímulo al salario, pues se requieren varias personas para lograr el esquema planteado por la fiscalía como resultado de la investigación.

El PRD afirma que se pretende imputar a Vergara Fernández un delito de lavado de dinero cuando se trata de un tema de evasión fiscal, que además estaba siendo subsanado por el empresario, mediante un acuerdo legal con el SAT.

Sus amigos y ex colaboradores, coinciden en que de paso fue un golpe al “hombre fuerte” del gobernador, Carlos Joaquín, quien paradójicamente era la pieza más débil. “Juan se registró cómo precandidato externo, está solo, no tiene un partido detrás”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios