“La niña sigue con la idea de que su mamá está en el hospital”

Dos años, un mes y 26 días es el tiempo que Dafne lleva contado desde la última vez que pudo ver a su hija; sólo pueden hablar por teléfono
Edna Veloz dice que su nieta le habla dos veces al día a Dafne y le pide verla. La menor de edad le dice que en la casa le dan sus medicinas (RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL)
31/10/2017
02:19
Ilse García
-A +A

Dos años, un mes y 26 días es el tiempo que Dafne lleva contado desde la última vez que pudo ver a su hija. La menor sabe que su madre está en el hospital y por ello sólo pueden hablar diario por teléfono.

Dafne Mcpherson Veloz, de 29 años, recuerda que a la hora de escuchar la sentencia a 16 años de prisión sintió “frustración, tristeza y angustia”.

“Yo sabía que mi vida se había acabado, que había perdido la oportunidad de ver crecer a mi hija”, asegura desde el Cereso de San Juan del Río, Querétaro.
dafne1.jpg

La niña tenía cuatro años cuando su madre fue encarcelada, por ello, sus abuelos buscaron atención sicológica para que los orientaran sobre cómo explicarle lo sucedido.

“[Nos] dijo que esperáramos hasta hacer lo último por mi hija y si veíamos que no salía, entonces ella nos ayudaba a informarle a la niña qué estaba pasando con su mamá”, asegura Edna Veloz, madre de Dafne, quien se hace cargo de la menor.

“La niña sigue con la idea de que su mami está en el hospital. Todos los días, como dos veces al día, le llama por teléfono y ella ya pide verla: ‘Mami ya vente para acá, ya te extraño’. Luego me dice: ‘Abuelita, dile al médico que nosotros la cuidamos, le damos sus medicinas, ya que la deje salir’. Lo único que le contesto es: ‘Sí, hija, yo le voy a decir’”, reconoce la abuela.

Dafne le pide a su hija que no pierda su recuerdo, que tenga siempre presente que ella puede contar con su mamá, aunque por ahora no esté presente.
dafne2.jpg

“Me dice que cuándo voy a regresar con ella, que me extraña mucho y que me ama mucho. Le digo que le tiene que echar ganas, que se tiene que portar bien con sus abuelos”, dice Dafne, al reconocer su preocupación por su hija.

La mujer condenada dice que los jueces y los fiscales deberían ser capacitados para llevar a cabo de una manera adecuada su trabajo, que investiguen a fondo los casos, “porque hay mucha gente inocente y yo me incluyo, que les destrozan la vida” al quedarse con una investigación que sólo tomó en cuenta las declaraciones y la necropsia. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS