Juez frena traslado de Guillermo Padrés a otro penal

Decidirá el viernes si mantiene la orden hasta que acabe el juicio de amparo
El ex gobernador Guillermo Padrés tiene pendiente la acusación de lavado de dinero que enfrenta ante un juez del Edomex (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
13/02/2018
01:19
Diana Lastiri
-A +A

Un juez federal evitó, por ahora, que Guillermo Padrés Elías, ex gobernador de Sonora, sea trasladado a un penal distinto al Reclusorio Oriente, donde se encuentra recluido desde noviembre de 2016.

El juez Sexto de Distrito de Amparo en materia Penal en la Ciudad de México concedió la suspensión provisional al ex mandatario en el juicio de garantías que promovió el pasado 9 de febrero contra la orden de su traslado.

“Se concede la suspensión provisional para el único efecto de que el quejoso no sea trasladado a diverso centro de reclusión”, ordenó el juez.

La admisión de la demanda fue publicada este lunes. El próximo 16 de febrero, si las autoridades señaladas como responsables remiten todos sus informes, el juez decidirá si mantendrá la suspensión de manera definitiva hasta que culmine el juicio de amparo.

También fijó el 6 de marzo para iniciar la audiencia constitucional, en la que analizará todas las constancias del expediente para determinar si concede o no el amparo.

El ex mandatario permanece en el Reclusorio Oriente porque enfrentaba una acusación por lavado de dinero y defraudación fiscal que presuntamente cometió en 2015 por 8.8 millones de pesos.

El 8 de febrero pasado, el juez Decimosegundo de Distrito de Procesos Penales Federales dictó auto de libertad a favor del ex funcionario, debido a que no existen elementos suficientes para mantenerlo sujeto a proceso por ambas acusaciones emitidas en su contra por la Procuraduría General de la República (PGR).

El juez estimó que la acusación carece de elementos e incumple con formalidades legales además de que en el expediente, Padrés Elías presentó diversos documentos para acreditar que pagó los impuestos que le reclamó el SAT relativos a 2015.

En consecuencia, ahora el ex gobernador únicamente tiene pendiente la acusación de lavado de dinero que enfrenta ante un juez del Estado de México por más de 10 millones de pesos.

En el expediente, el juez federal en Toluca deberá dejar insubsistente el auto de formal prisión que le dictó por lavado de dinero y delincuencia organizada y emitir uno nuevo por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Este delito no es grave, por lo que la nueva resolución abrirá la puerta a que el ex gobernador solicite adherirse al beneficio del nuevo sistema penal para continuar su proceso en libertad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS