Indígenas guatelmatecos y chiapanecos celebran cuaresma sin fronteras

Desde hace 200 años, Mayas se reúnen en santuario para dar gracias; guatemaltecos cruzan frontera con México para realizar compras
Indígenas guatelmatecos y chiapanecos celebran cuaresma sin fronteras
Miles de familias guatemaltecas cruzan caminando el río Suchiate, que ahora se encuentra en un nivel muy bajo de su cauce, para ahorrarse cinco quetzales. (FOTOS: MARÍA DE JESÚS PETERS)
22/02/2018
02:28
Ciudad Hidalgo.
María de Jesús Peters
-A +A

[email protected]
Read in English
 

Miles de indígenas guatemaltecos, de la región del Altiplano, iniciaron de forma simultánea con México el inicio de la cuaresma, en un festejo sin fronteras como hace más de 200 años lo hicieron sus ancestros, cuando la provincia de Chiapas era parte de Guatemala.

Los pobladores de origen Maya abandonaron desde el pasado viernes, montañas, lagos y volcanes para venerar en Tecún Umán, Guatemala, —una localidad fronteriza con nuestro país—, la imagen del Señor de las Tres Caídas.

Los hombres, mujeres, adultos mayores y niños provenientes de los departamentos del Quiché, Quetzaltenango, Huehuetenango, Totonicapán y San Marcos, son guiados por la fe para cumplir la promesa de regresar año con año a este santuario y dar gracias por los favores recibidos.

Este sitio también es visitado por feligreses católicos provenientes de Oaxaca y municipios de Chiapas. Los festejos del Santo Patrono iniciaron con la misa de apertura de la romería del Primer Viernes, que significa el inicio de la Cuaresma, y por la tarde-noche se hace la procesión del Cristo del Señor de las Tres Caídas por las calles de Tecún Umán.

Los festejos del Primer Viernes se inician también en el poblado de Ciudad Hidalgo, Chiapas, con la Feria Internacional Suchiate 2018 y la presentación de eventos culturales.

Sin fronteras. Desde los primeros rayos del sol, las aguas del río Suchiate, que sirve de división entre México y Guatemala, se agitan con el ir y venir de improvisadas balsas hechas de neumáticos de tractor que transportan a cientos de indígenas K'iché, Mam y Kakchiquel, quienes después de venerar al Cristo de las Tres Caídas en Tecún Umán, cruzan de forma irregular a territorio mexicano para realizar compras, aprovechando que el quetzal (moneda de Guatemala) está por arriba del peso.

Algunas familias prefieren cruzar caminando el río, que ahora se encuentra en un nivel muy bajo de su cauce y ahorrarse cinco quetzales.

A la orilla del afluente se han establecido decenas de comercios que ofrecen cubetas y tinas de plástico, imágenes de la Virgen de Guadalupe y el Cristo Crucificado, cerámicas, puestos de comida, refresco y cerveza, frutas, calzado y hamacas, entre otros artículos del hogar.

Los comercios se han extendido hasta la ciudad; donde también se han establecido comerciantes provenientes de Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Monterrey y Guadalajara.

¡Tómese la foto del recuerdo, 20 quetzales le vale!, se escucha gritar a Gustavo, quien junto a su madre ha montado un escenario con las banderas de Estados Unidos, México y Guatemala en medio del río.

Derrama económica. De acuerdo con la alcaldesa de Suchiate, Matilde Espinoza Toledo, la visita de miles de peregrinos guatemaltecos contribuye a una derrama económica en este municipio, donde se benefician todos los prestadores de servicio: hoteles, restaurantes, tiendas de autoservicios, farmacias, casas de cambio, zapaterías y otros negocios.

Explicó que la feria internacional se realiza para recibir a los peregrinos; ésta inició el pasado 9 de febrero y termina el domingo. Mientras que la Feria de Tecún Umán inicia el 18 de febrero y concluye el día 25.

Espinoza Toledo dijo que este es un festejo sin frontera, donde los romeristas que ingresan por el río Suchiate, sin documentos migratorios, son recibidos con los brazos abiertos como pueblos hermanos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS