Indagan asesinato de mamá y sus 2 niños en Uruapan

Autoridades no tienen datos del móvil. Dicen que ese día el esposo y padre llegó más tarde a su trabajo
12/12/2017
04:27
Carlos Arrieta
Uruapan
-A +A

El pasado sábado, la noticia de que habían sido asesinados dos niños junto con su mamá causó indignación entre la ciudadanía. Las investigaciones continúan, sin que hasta el momento se tengan datos del móvil.

Los cuerpos de Marisela Aguilar Pérez, de 28 años, y de sus hijos Alejandro y Christian Mora Aguilar, de dos y ocho años, fueron encontrados la tarde del sábado asesinados con arma blanca, en la casa número 120 de la calle Albarino de la colonia Los Viñedos.

Según las indagatorias, el padre de los niños y esposo de la joven dijo a las autoridades que él había salido ese día de su domicilio a las nueve de la mañana rumbo a su trabajo.

Por alguna razón —que aún no se ha revelado por la secrecía del caso— llegó más tarde de la hora de entrada a su centro laboral y hasta ese momento, para el empleado de una casa de empeño, las cosas marchaban con normalidad.

El padre de familia, del cual se omite su nombre por cuestiones de seguridad, regresó a su hogar cerca de las dos de la tarde y fue cuando encontró a su esposa e hijos sin vida.

En la escena llamaba la atención que el cuerpo de la madre se encontraba tirado en el acceso a una de las habitaciones cercana al único baño de la vivienda, ubicada en la planta baja del multifamiliar. A unos cuantos metros, en uno de los sillones, estaban los cuerpos de Alejandro y Omar.

La Procuraduría General de Justicia local considera que “aún hay elementos que no pueden revelar, porque entre ellos se podría alertar al o responsables”. No obstante, se enfatiza que partir de que el señor se despidió de su familia por la mañana y el momento en el que se reportó a las autoridades el crimen, hay una laguna a la cual no han podido llegar aún los peritajes.

Para los criminalistas, en esta línea de tiempo puede estar el punto clave que los lleve al o los homicidas, pues en la vivienda no había desorden ni hacían falta pertenencias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS