Impera temor por jóvenes de Tlaxcala desaparecidos en Oaxaca

De acuerdo con versiones de autoridades tlaxcaltecas en medio de una fiesta en Semana Santa, Eric, de 24 años, y de los Eduardos, de 25, y 30 años, conocieron a una chica originaria de este pueblo quien intentó huir de su casa con los jóvenes
Impera temor por jóvenes de Tlaxcala desaparecidos en Oaxaca
En San Miguel, un evento local atrajo la atención de Eric, de 24 años, y de los Eduardos, de 25 y 30 años, quienes corrieron la misma suerte que Jonathan, de 24 años; José, de 18, y Ubaldo, de 14, todos desaparecieron (FOTOS: CORTESÍA)
26/04/2018
02:02
Yuridiana Sosa/ Corresponsal
-A +A

Las calles de San Miguel lucen solitarias y  la vida cotidiana de este pueblo ubicado a 67 kilómetros de Tuxtepec continúa, como si  aquí no hubieran desaparecido seis jóvenes de Tlaxcala a principios de abril. Nadie habla del tema. Ni la autoridad municipal ni la Vicefiscalía regional.

Martes 24 de abril. Han transcurrido unos  20 días de la desaparición de los jóvenes. En medio de la oscuridad que aún domina el inicio del día, el fuego que consume a dos vehículos sobre la carretera federal 145, despierta la atención de la población.

Faltan poco menos de un kilómetro de los límites con Veracruz, la única forma para acceder a Soyaltepec, ubicado en la región de la Cuenca  y  asentado casi sobre las  aguas de la presa  Miguel Alemán.  Las llamas consumen poco a poco una camioneta tipo Pick up y uno auto  Volkswagen, ambos blancos, con placas de Veracruz y Tlaxcala. Se trata presuntamente de los vehículos en los que viajaban los jóvenes antes de desaparecer. 

El Vicefiscal Regional de la Cuenca, con sede en Tuxtepec, Gustavo Carlos Zúñiga, acompañado por integrantes de la Agencia Estatal de Investigación, ha acudido al lugar donde el fuego consumió los vehículos y sólo quedan  cristales rotos y  y algunas piezas de las unidades.

Semanas antes de la desaparición de los seis jóvenes, de lo único que se hablaba en Soyaltepec era de la edición 32 de la Feria de la Mojarra, evento que esperaba recibir a unos 10 mil visitantes y que atrajo la atención de Eric, de 24 años, y de los Eduardos, de 25, y 30 años. Todos originarios de Santa Cruz Quilehtla, Tlaxcala.

De acuerdo con versiones de autoridades tlaxcaltecas en medio de una fiesta en Semana Santa, los visitantes conocieron a una chica originaria de este pueblo, quien intentó huir de su casa e irse con los jóvenes.

Familiares cercanos a la joven  aseguran  a EL UNIVERSAL que fue la madrugada del 4 de abril cuando la policía municipal detuvo a los cuatro para evitar la huida. “Se habían conocido días antes, no eran novios, ella sólo quería irse de su casa”, precisa un familiar que prefiere omitir su identidad por seguridad.  

“Se escuchó que unos hombres se querían llevar a una muchacha, pero no sabemos más, no es nuestro asunto”, esa es  la respuesta común de los pobladores de San Miguel, municipio dedicado a la pesca y al comercio y que hasta 201 tenía 36 mil 564 habitantes. 

 Aquí los pobladores dicen que sólo se enteraban de la violencia  por la  aparición de cuerpos sin vida en parajes que colindan con Veracruz, sucesos que siempre les han dicho que les son ajenos, pues se trata  de muertos  que “sólo vienen a tirar”.

El familiar a la joven a la que se le frustró la huida del pueblo asegura que a ella se le dejó en libertad el mismo 4 de abril por la tarde, pero nadie volvió a saber de los fuereños. Tampoco se sabe nada de Jonathan, de 24 años; José, de 18, y Ubaldo, de 14 de los otros tres  jóvenes que días después llegaron de Tlaxcala y  emprendieron la búsqueda de sus familiares  en territorio oaxaqueño.  A ellos se les perdió la pista el día 6. 
 
Ni el diputado local Heriberto Ramírez Martínez (PRI), que ha sido presidente municipal en tres ocasiones, y que es respetado en la comunidad, ni el edil Julián Margarito Pedro aceptaron hablar con EL UNIVERSAL sobre la situación de violencia que atraviesa la región y menos de la desaparición de los seis jóvenes.  

Mientras que  vicefiscal de la Cuenca ha pasado de afirmar que la investigación no era de competencia estatal  a aceptar que  se  abrió la carpeta  1090/FTDAI/2018 por el delito de “secuestro y demás que se configuren”. Todo lo demás es silencio y 35 grados de calor. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS