Hoteles: diversifican servicio por colapso

En el Plaza Independencia se modificó un piso donde estarán las 15 habitaciones disponibles para estudiantes, las cuales tendrán un costo mensual de 3 mil pesos para una persona y 3 mil 500 pesos para dos (Foto: LUIS MANUEL LÓPEZ)
18/11/2017
01:16
Leobardo Pérez Marín / Corresponsal
-A +A

El 2016 fue el peor año para los hoteleros en Tabasco, quienes dependían de viajeros que hacían negocios con Pemex; despidieron a más de 2 mil empleados, cerraron cerca de 3 mil cuartos de hospedaje y su ocupación apenas alcanzó 10%. En 2017 las cosas no mejoraban para los empresarios y decidieron replantear los servicios del sector, al rentar pisos completos para estudiantes, permitir el acceso a mascotas, incluso, ofrecer menús veganos.

El Plaza Independencia, uno de los primeros hoteles en Villahermosa cuya historia data de hace 35 años brindando servicios a turistas nacionales y extranjeros, con una ubicación privilegiada en el centro de la capital del estado, es hoy también el pionero en ofertar nuevos servicios, y así hacerle frente a la crisis.

Ramón de la Peña, administrador de El Plaza Independencia, explica que el proyecto consiste en ofrecer hospedaje a estudiantes en habitación sencilla o compartida, y para ello han modificado un piso donde estarán las 15 habitaciones disponibles que tendrán un costo mensual de 3 mil pesos para una persona y 3 mil 500 pesos cuando sean dos.

“Estamos buscando diferenciarnos de los demás hoteles de la ciudad; estamos ofreciendo un producto diferente que en este caso va dirigido a los estudiantes y que se consideraban no rentables para nosotros. Esto nos ayudará a cubrir el vacío de habitaciones que tenemos”, relata a EL UNIVERSAL.

Cada habitación tiene clóset, escritorio, caja de seguridad, camas matrimoniales, aire acondicionado, televisión por cable, cuenta con todos los servicios; además se está acondicionando un área común donde puedan comer; tendrán acceso al hotel las 24 horas, como cualquier cliente y podrán hacer uso del restaurante y la alberca.

“Contamos con una pequeña cocineta en el piso estudiantil. Como hotel les damos la libertad de entrar a cualquier hora. Si son menores de edad el padre puede solicitar que se lleve una bitácora de la hora que entre su hijo, si son personas mayores de edad puedan entrar a la hora que quieran”, explica.

Este proyecto apenas está iniciando y ya hay estudiantes que se animaron a dejar de pagar luz, renta, agua potable y sufrir por quien les haga la limpieza, porque el hotel brindara todos esos servicios.

Ramón de la Peña confía en que este nuevo servicio tenga éxito y ayude a hacer frente a los gastos que tienen como empresa. “Estoy esperando por lo menos llegar a 10 habitaciones ocupadas”, asevera.

Explica que el sector hotelero ha sido severamente golpeado. “Todos los sectores que tenemos que ver directamente con la industria petrolera hemos sido golpeados: restauranteros, agencias de viaje, hoteles, todo se ha caído y todos tenemos una ocupación reducida y si a eso le agregamos la inseguridad que se vive desde hace un par de años, pues nos hemos visto mermados, por lo que sólo nos queda innovar y buscar otros segmentos”, apunta.

El Plaza Independencia no es el único hotel que ante la crisis tuvo que flexibilizar sus servicios, existen por lo menos nueve en Villahermosa y Paraíso que ofrecen el servicio de Pet friendly, que son aquellos espacios donde se puede ingresar con mascota; pueden dormir con ellos en su habitación y pasearlos dentro de las instalaciones, aunque tiene un costo extra que va de los 150 pesos hasta 350 por noche, dependiendo del hotel.

Sin apoyo

Omar Medina Espinoza, administrador del hotel Olmeca Plaza, asegura que la crisis los llevó a modificar su estrategia. En algunos casos hasta a cerrar pisos completos.

“La situación es crítica, pero no podemos parar, nosotros tenemos pisos completos cerrados. El problema es que en el caso del sector hotelero necesita de recintos donde se puedan realizar congresos, reuniones nacionales, conciertos y no los tenemos. El proyecto del Centro Convenciones está cancelado”, apunta.

El pasado 23 de octubre de 2015, el gobierno del estado anunció la construcción del nuevo Centro de Convenciones a través de una asociación público-privada, incluso en esa misma presentación en la que estuvo presente el gobernador del estado, Arturo Núñez Jiménez, se dio a conocer que se tenían por lo menos siete posibles sedes.

Se mencionó que se invertirán al menos entre 120 y mil 50 millones de pesos en tres etapas y que estaría listo en 25 meses.

En la primera fase de desarrollo, entre planeación y puesta en marcha generaría mil 500 empleos con una derrama económica aproximada de 4 mil millones de pesos; estaría ubicado sobre 37 mil metros cuadrados, contaría con tres grandes salones, tres salas de exposiciones, 20 salones menores, estacionamiento y un museo del petróleo, esto originaría que el turismo de negocios aumentara y los hoteles repuntaran ante la crisis que en ese entonces se veía venir.

En junio de 2017 se informó que el proyecto estaba detenido, es más, nunca se determinó de manera oficial la sede de esta construcción y, por si fuera poco, el actual Centro de Convenciones entró en una etapa de remodelación durante todo este año para entregarse en octubre, de acuerdo con las autoridades; sin embargo, por retrasos económicos ahora se prevé que se termine hasta enero de 2018.

En entrevista, la presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de Tabasco, Beatriz Milland Pérez, reconoció que 2016 fue el peor año para el sector, porque llegó la ocupación a su nivel más bajo histórico, del 10% en municipios como Paraíso, que son netamente petroleros.

“Tuvimos que recortar gastos administrativos, recortar personal, para nosotros fue una sacudida dentro de la hotelería, porque llevábamos un ritmo bueno, boyante porque el turismo de negocios iba muy bien”, refiere.

Con la crisis algunos hoteles cerrarán pisos completos, otros decidieron diversificar sus servicios, incluso, cambiaron hasta su menú, ahora hay algunos que ofrecen menú vegano para llegar a nuevos mercados y tratar de levantar la ocupación que este año se encuentra en 48%, está por debajo de la media nacional, que es de 60%. El sector pierde cada día 3 millones de pesos por la desocupación, la cual es provocada por la crisis por la que atraviesa el estado.

Actualmente Tabasco ofrece 12 mil habitaciones en 445 lugares de hospedaje que incluye desde la casa de huéspedes hasta los hoteles de gran turismo. Dentro de la Asociación de Hoteles y Moteles hay registrados 154 inmuebles que significan más de 7 mil habitaciones. El sector hotelero ofrece más de 7 mil empleos directos y 13 indirectos; sin embargo, se perdieron 2 mil plazas ante la crisis, la cual originó el cierre de 3 mil cuartos, pero los empresarios confían que 2018 será un buen año y que las inversiones de ocho nuevos hoteles que se encuentran detenidas se reactivarán.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS