Exigen en Yucatán a clínica aclarar muerte del bebé Fabrizio

Cientos marchan y piden expediente médico de Fabrizio; menor ingresó a cirugía ambulatoria y falleció 3 días después
Vestidos de blanco y con globos, vecinos y amigos de la familia del pequeño Fabrizio se manifestaron para exigir justicia por el que consideran un caso de negligencia médica (CUAUHTÉMOC MORENO. EL UNIVERSAL)
11/09/2017
02:45
Yazmín Rodríguez / Corresponsal
Mérida
-A +A

[email protected]

A 23 días de la muerte de su hijo Fabrizio, de sólo un año de edad, Santiago Sosa Cerón y Mónica Ávila Rodríguez siguen sin conocer las causas del fallecimiento y exigen que la clínica particular en donde estaba internado les entregue el expediente médico del menor.

A Frabizio se le practicó una cirugía ambulatoria para corregir uno de sus testículos porque no había descendido en posición correcta en el escroto; el menor murió tres días después por contraer una supuesta bacteria.

Ayer, con consignas de justicia y pronta respuesta, desfilaron familiares del pequeño, vecinos y amigos. A la convocatoria, asistieron al menos 400 personas vestidas de blanco y con globos del mismo color, quienes marcharon desde el Monumento a la Patria en Paseo de Montejo hasta el remate de la misma avenida.

La gente también se ha solidarizado con el caso, porque a raíz del fallecimiento del menor, su abuela paterna sufrió un derrame cerebral a los pocos días y perdió la vida.

En la movilización se exigió justicia por el que consideran un caso de negligencia médica. Durante la marcha, los padres reiteraron su llamado a crear conciencia entre la comunidad médica. Sosa Cerón expresó: “que cada uno de los médicos de todo Yucatán, de todo el mundo, no olviden el juramento que hicieron cuando tomaron la decisión de ser médicos”.

Recordó que en el caso de Frabrizio o en los momentos en que se veía mal, ninguno de los doctores acudió a la clínica, nos faltó atención, reiteró.

Sosa Cerón y Ávila Rodríguez aseguraron que desde que hicieron público el caso cientos de personas los han contactado para denunciar otros supuestos casos de negligencia en diferentes hospitales de la entidad.

En la protesta, algunas mujeres propusieron organizar una manifestación hasta las instalaciones de la clínica privada para presionarlos y que entreguen el expediente del caso.

“Que se enteren todos, no sólo en Yucatán, gente que viene de otros estados, que sepan qué clase de hospital es ese, que no se arriesguen ahí”.

El caso. Los hechos ocurrieron el pasado 19 de agosto; Santiago Sosa Cerón y Mónica Ávila Rodríguez denunciaron los hechos en sus redes sociales: dos médicos que atendieron a su hijo no pudieron explicar qué fue lo que ocasionó su muerte.

Por ello, decidieron denunciar ante la Fiscalía del Estado la presunta “negligencia médica” del hospital privado, uno de los más costosos ubicado al norte de la capital yucateca.

La madre del pequeño relató en su cuenta Facebook que el niño entró a cirugía para “bajarle” un testículo y los médicos le habían dicho que no habría mayor problema.

Sin embargo, horas después se percataron de que el niño presentaba mucho dolor, comenzó a hincharse y pasar líquidos cafés y verdosos. Dijo que aunque recurrió a enfermeras y médicos, éstos no se presentaron en toda una noche, el menor fue empeorando en su salud, hasta que no pudo hablar ni moverse.

Dos días después de la cirugía los médicos le dijeron que Fabrizio había “adquirido una bacteria en su casa”, pero que la situación se había complicado por la anestesia. Lo canalizaron al área de terapia intensiva y ahí finalmente falleció.

Los padres han exigido a la clínica particular que les entregue el expediente médico del niño y les aclaren de qué y porqué falleció su hijo, pero no han obtenido respuesta.

Los familiares han relatado el peregrinar que tuvieron que pasar en esa clínica, donde incluso les hablaron de una “extensión” de parte de la aseguradora por los servicios médicos extraordinarios del menor, misma que nunca firmaron.

La familia Sosa-Ávila, asegura que el niño ingresó en buen estado de salud, incluso entregaron los análisis preoperatorios que les exigieron y los médicos dijeron que estaba bien para realizarle la intervención.

Por su parte, Santiago Sosa Cerón señaló que quieren saber “a ciencia cierta qué dice el expediente médico, y sentar un precedente para que otros padres de familia o niños no pasen lo que mi hijo Fabrizio y nosotros”.

Agregó que los médicos tienen que entender la responsabilidad que tienen y sensibilizarse ante el dolor que enfrentan los familiares de un paciente, en este caso, la desatención que tuvieron con su pequeño hijo.

Pese a lo anterior, hasta el momento, la clínica privada no ha emitido ninguna versión sobre el fallecimiento de Fabrizio Sosa Ávila ni las denuncias que plantean sus padres.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS