Se encuentra usted aquí

El eterno conflicto postelectoral

El 1 de octubre de 2015 Gloria Sánchez, del PVEM, rindió protesta como alcaldesa para el periodo 2015-2018. A la fecha no ha podido gobernar.
(ARCHIVO EL UNIVERSAL)
27/01/2018
02:41
Fredy Martín Pérez / Corresponsal
-A +A

El 1 de octubre de 2015, autoridades tradicionales de Oxchuc entregaron a María Gloria Sánchez Gómez el bastón de mando. La fiesta duró poco, pues una revuelta que había comenzado 24 horas antes, por sus adversarios del Partido Nueva Alianza, que cuestionaban su triunfo y la acusaban de cacique, escaló y ella salió del municipio. A la fecha, no ha podido gobernar.

En junio de 2014, Sánchez Gómez, licenciada en Contabilidad Pública con maestría en Administración, se convirtió en la primera alcaldesa de Chiapas electa por usos y costumbres, para el periodo 2005-2007. En 2015 volvió a contender por el cargo, ahora como abanderada del PVEM. Ganó, pero arreciaron las protestas en su contra. 

El 9 de enero de 2016, un operativo en la cabecera municipal para restablecer la paz terminó en enfrentamiento con saldo de 66 policías estatales heridos por disparos de arma de fuego, golpes y pedradas, 20 casas fueron saqueadas e incendiadas. Además, quemaron tres patrullas, dos camiones de la Policía Acreditable, un vehículo de la empresa Cristóbal Colón y uno de la línea AEXA, en el que viajaban turistas extranjeros. Los 500 policías que participaron en el operativo tuvieron que huir.

El 4 de febrero de 2016, la alcaldesa fue obligada a pedir licencia indefinida. Días después, los indígenas presionaron al presidente de la Mesa Directiva del Congreso del estado, Eduardo Ramírez Aguilar, para que confirmara el nombramiento de Óscar Gómez López como nuevo presidente municipal.

María Gloria interpuso una denuncia y el 31 de agosto la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó restituirla en su cargo. Agentes municipales y representantes de comunidades de Oxchuc, Chiapas, rechazaron la decisión.

Durante 2017 continuaron las protestas, con cierres de la carretera y la instalación de una “caseta de peaje”, donde los automovilistas tienen que pagar entre 50 a 200 pesos, lo que les permite recaudar más de 200 mil pesos diarios a los miembros del Movimiento Pacifista de Oxchuc. El conflicto postelectoral parecía haber entrado en una etapa de tranquilidad, pero el miércoles pasado volvió a estallar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS