"El Bronco" evade preguntas sobre inseguridad

Jaime Rodríguez, gobernador de Nuevo León, salió de un evento diplomático por un elevador alterno y evitó a la prensa, luego que ayer cámaras empresariales presentaran un estudio sobre la percepción de seguridad
14/11/2017
15:57
David Carrizales / Corresponsal
Nuevo León
-A +A

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderon, evadió contestar preguntas sobre la inseguridad en el estado tras acudir a la inauguración de las oficinas del Consulado General de Guatemala en Monterrey al salir del edificio Kalos por un elevador alterno, después de permanecer por casi dos horas en el cóctel que la representación consular ofreció a los invitados. 

Este lunes, las cámaras empresariales de Nuevo León hicieran un llamado para que el gobernador y los alcaldes metropolitanos no se distraigan en cuestiones electorales y apliquen un cambio en la estrategia que ofrezca resultados efectivos para reducir la inseguridad.

La Caintra, Coparmex, Canaco, Canadevi, la asociación de las industrias exportadoras Index y el Consejo Cívico de Nuevo León, dieron a conocer el lunes el Pulsómetro Metropolitano de Seguridad, un estudio de opinión elaborado por el Tecnológico de Monterrey, donde se destacó que solamente el 16.2% de los ciudadanos del estado consideran que le gobernador está comprometido en resolver el problema de la violencia frente a un 25.9% que así lo estimaban en abril de 2016, en la primera medición que dicha iniciativa realizó al gobierno independiente.

Horas antes, fueron abandonados los cuerpos de dos mujeres, uno de ellos decapitado, en el municipio metropolitano de García.

Después de las 13:20 horas de ayer lunes, la región sur de la Policía Ministerial del Estado recibió el reporte  de los cadáveres debajo de un puente que se localiza por el Libramiento Parque Industrial Mitras.

“El Bronco” gobernó ese municipio durante el periodo 2009-2012 y y después llegó al gobierno estatal. Actualmente es alcalde César Valdés.

Según el reporte policíaco, la primera de las víctimas era de complexión robusta y tenía cabello negro, vestía pantalón de mezclilla color azul y blusa con estampados de flores rojas. El cuerpo estaba bocabajo, con las extremidades inferiores atadas con cinta canela y las extremidades superiores a los costados del cuerpo.

La mujer, de unos 30 a 35 años de edad, traía una sandalia en color café en el pie derecho y tenía la boca cubierta con una venda. El cadáver estaba depositado en un bote de plástico color azul y envuelto en bolsas negras.

La segunda víctima, decapitada, según la Agencia Estatal de Investigaciones, estaba en el interior de una bolsa de plástico negra, en posición fetal, envuelta en una sábana. Era de complexión mediana y vestía pantalón de mezclilla oscuro y blusa de manga larga del mismo color. Sólo contaba con un zapato en el pie izquierdo y en el derecho una calceta roja. La cabeza no fue localizada en el lugar.

etp

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS