Edgar Daniel Esqueda: el fotoperiodista sensible al dolor ajeno

Édgar Daniel Esqueda fue víctima de amenazas tras informar: “policías ministeriales matan a gente por error”
esde hace cuatro años Édgar Daniel (centro) incursionó en el fotoperiodismo, oficio que alternaba con el de rescatista voluntario. A los 23 años tenía la certificación de paramédico y en una semana recibiría la de rescatista (CORTESÍA)
12/10/2017
01:37
Xóchitl Álvarez / Corresponsal
-A +A

[email protected]

San Luis Potosí

Édgar Daniel Esqueda Castro transpiraba adrenalina, siempre se encontraba alerta en la fuente policiaca y era de los primeros en llegar a las escenas del crimen, incluso antes que las ambulancias; el encontrarse con personas heridas urgidas de auxilio, lo motivó a formarse como paramédico.

Al concluir la preparatoria, su afición a la fotografía en eventos artísticos lo acercó a reporteros de medios locales, quienes comenzaron a pedirle apoyo, fue así como hace cuatro años incursionó en el fotoperiodismo, oficio que alternaba con el de rescatista voluntario.

Édgar cubría la nota roja en dos diarios digitales: Vox Populi y Metrópoli San Luis, y para su propio medio Infórmate Potosino, el cual también alimentaba con textos, fotografías y transmisiones en Facebook Live. Su última aparición en vivo fue a las 0:09 horas del 5 de octubre, ocho horas después cuatro sujetos, presuntos policías ministeriales, lo sacaron de su casa para ejecutarlo.

Édgar Daniel era el mayor de los tres hijos de Javier Esqueda y Verónica Castro López; con esfuerzo culminó la preparatoria, en donde conoció a Citlalli, la madre de su hija, con quien tenía el anhelo de casarse.

Hace siete meses se había convertido en padre y “eso lo tenía feliz”, con muchos retos por delante, como tener una compañía de rescate, contribuir a mejorar la condición económica de sus padres y construir una casa. A los 23 años contaba con la certificación de paramédico, y en una semana recibiría la de rescatista.

Carlos Garrigos Saucedo, director del diario digital Vox Populi, dice que Édgar era un joven valiente, generoso; siempre de buen humor, con iniciativa y temple para la fuente policiaca; sensible al dolor de los demás”.

En una mochila cargaba accesorios de primeros auxilios que llegó a utilizar hasta antes de que entrara en vigor el nuevo Sistema de Justicia Penal, cuando se presentaba a cubrir el hecho para documentar la nota: “Era un apasionado del periodismo y lo mismo como paramédico; respetuoso, de un gran corazón. Se le facilitaba hacer amigos, siempre estaba ocupado, en el trabajo y preparándose”, afirma la madre de su hija.

El 20 de septiembre, sin un peso en la bolsa, con un boleto patrocinado por la empresa Primera Plus viajó a la Ciudad de México con un grupo de rescatistas potosinos que apoyaron las maniobras de ayuda por el sismo; y alcanzaron el rescate de dos personas y un perrito.

Esqueda se había hecho de contactos que le permitían llegar pronto a los sucesos policiales. Así, la noche del 28 de junio, en la colonia Las Julias vio que policías ministeriales le dispararon a una camioneta en la que falleció Enrique Gómez, de 16 años, también se dio cuenta de que los agentes alteraban las evidencias. Los ministeriales lo amenazaron y lo obligaron a borrar las imágenes.

El reportero Francisco Alamilla explica que al día siguiente acompañó a su colega a presentar una denuncia en la Procuraduría de Justicia del Estado y en Derechos Humanos, y ésta envió una carta de observación a la procuraduría que le fue turnada al director de la Policía Ministerial, José Guadalupe Castillo Celestino.

El diario digital Vox Populi, con información recogida por Édgar Daniel difundió que “policías ministeriales mataban gente por error”; otros medios publicaron que habían sembrado evidencias para simular un enfrentamiento. El 4 de julio agentes lo amagaron, lo golpearon y amenazaron de muerte; una semana después, el día 13, los agentes le exigieron sus credenciales, las fotografiaron y le advirtieron que lo tendrían vigilado.

El 26 de septiembre, debido a la muerte del joven Enrique Gómez, cuatro elementos de la Policía Ministerial, con cargos de subdirector, coordinador y jefe de área, fueron detenidos y el 2 de octubre vinculados a proceso penal; se encuentran recluidos en el penal de La Pila.

La mañana del 5 de octubre, cuatro hombres armados que se acreditaron como policías ministeriales entraron por Édgar a su casa, en la colonia Julián Carrillo, y se lo llevaron frente a su madre y su pareja; 24 horas después fue hallado en un camino de terracería, rumbo al Aeropuerto Ponciano Arriaga, con tres impactos en la cabeza.

Más tarde, Infórmate Potosino dio la noticia: “Muere hoy Édgar Esqueda Castro, jefe de prensa de este medio independiente, dedicado a la información policiaca. Hoy el silencio se hace presente en este espacio quizá para siempre. No se mata la verdad matando periodistas”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios