Dicen adiós a Eloísa, simpatizante de "Marichuy"

La luchadora social viajaba con María de Jesús Patricio cuando se accidentaron en la carretera transpeninsular
Reconocimiento. Eloísa Vega, cosmetóloga de profesión, estaba enfocada en trabajar por un mundo mejor. No se metía en problemas, dicen familiares. (GLADYS NAVARRO. EL UNIVERSAL)
17/02/2018
04:06
Gladys Navarro
La Paz.
-A +A

Respetuosa y comprometida con las mejores causas, así describen a Eloísa Vega Castro sus amigos y familiares, quienes con dolor ayer se despidieron de ella en esta ciudad.

Eloísa viajaba con María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, cuando se accidentaron en la carretera transpeninsular, antes de llegar a un encuentro con jornaleros en la localidad de Vizcaíno.

De profesión cosmetóloga y naturópata, fue fiel a sus convicciones hasta el último aliento, el 14 de febrero.

El recorrido de La Paz a Vizcaíno es de casi 800 kilómetros, 10 horas en una vía federal cada vez más angosta y peligrosa. Una cansada travesía, pero allá fue Eloísa con sus compañeros de anhelos y luchas. “Y con su sonrisa”, dicen familiares, quienes la recuerdan como una mujer centrada y alegre, madre de dos hijos de 20 y 24 años.

Anabell Ramírez Vega platica que su prima, oriunda de Culiacán, irradiaba amor: “Amaba a la naturaleza, a los animales, a todos. Estaba enfocada en trabajar por un mundo mejor. Ni ella ni su familia se metían en problemas”.

La noticia cimbró a su gente, que intenta comprender qué pasó. “Es muy triste. Pareciera que fue una muerte muy absurda; es muy desafortunado que tenga que irse una persona tan honorable por un accidente carretero”, platica Anabell.

Al lado del ataúd blanco con detalles plateados se encuentra su foto. Eloísa está recostada en un árbol, disfrutando de la tierra, de la naturaleza que tanto defendió.

“Es tiempo de identificarnos, sentir y darnos cuenta de lo que somos y valemos como nación y habitantes del mundo”, escribió en una de sus últimas publicaciones en Facebook.

Vehículo peligroso. La camioneta en la que viajaba Marichuy es una Nissan Urvan, y según la asociación civil El Poder del Consumidor, es tan insegura que no la venden en Estados Unidos ni en Europa. No cuenta con Sistema Electrónico de Estabilidad; además hay versiones de que no tienen frenos para distancias más cortas y en todo tipo de terrenos. Otras no tienen cinturones de seguridad para proteger torso, cintura y cadera.

La Policía Federal (PF) no ha emitido un dictamen del accidente, pero el titular de la Secretaría de Marina, Vidal Francisco Soberón, adelantó el jueves que la peligrosidad de la carretera y la falta de conocimiento sobre ésta, pudieron ocasionar el accidente.

Marichuy sigue recuperándose de su fractura en el Hospital Juan María de Salvatierra; Francisco Grado, concejal de pueblo cochimí, es reportado grave, y Ramona Avilés fue operada anoche. A los otros dos lesionados los dieron de alta ayer.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS