Dan a candidatos mapa de focos rojos en Guerrero

Hoy arrancan las campañas para las 29 diputaciones del Congreso estatal, tras una serie de ataques contra aspirantes que empezó en 2015; la frontera entre narcotráfico y política cada vez es más estrecha, advierten líderes de los partidos
Dan a candidatos mapa de focos rojos en Guerrero
. (FOTO: Archivo. EL UNIVERSAL)
29/04/2018
01:37
Guerrero
DAVID ESPINO
-A +A


Chilpancingo.- El dirigente del PRI en Guerrero, Heriberto Huicochea Vázquez, se plantea una duda: ¿Quién está matando a los precandidatos y por qué? Esa es la pregunta angular, dice. También es la razón por la que el gobierno estatal elaboró un mapa de riesgos para los aspirantes a los cargos de elección popular en juego este año.

Estamos en Chilpancingo y el 3 de marzo asesinaron al cuarto aspirante desde que inició el año, así como el político número 39 de 2015 a lo que va de 2018, tiempo en que iniciaron los gobiernos locales cuya gestión está por culminar. Un promedio de 13 homicidios por año, sobre todo en tres regiones.

Este 2018 comenzó con el crimen del líder y aspirante del Partido Encuentro Social en Petatlán, Costa Grande, Gabriel Hernández Alfaro, el 17 de enero. Le siguió el asesinato de la aspirante a diputada local por el PRD en Chilapa, Antonia Jaimes Moctezuma, el 21 de febrero; cuatro días después, en ese mismo municipio de la región Centro, matan a la precandidata del PRI también a diputada local por el Distrito 25, Dulce Rebaja Pedro, y el 3 de marzo asesinan en Zihuatanejo, Costa Grande, al precandidato del PRD a la presidencia municipal, Homero Bravo Espino.

El 12 de abril, asimismo, es ultimado en Zumpango, a media hora de Chilpancingo, el ex dirigente municipal de Morena, Ricardo Bravo Lázaro, en tanto que el día 18 el abanderado a alcalde de Nueva Alianza por el mismo municipio, Alberto Chávez Carbajal, sobrevivió a un ataque en el que fueron heridas tres personas. Al día siguiente en la mañana, el candidato de Todos por México a diputado federal, Edel Chona Morales, también fue atacado a balazos en un tramo de la Autopista del Sol cercano a Acapulco.

Por eso la congoja de dirigentes y políticos a pocos días de que inicien las campañas para renovar 46 diputaciones locales y 81 alcaldías en Guerrero está lejos de ser pose. “Es un tema que debe preocuparnos porque la violencia está poniendo en riesgo nuestra viabilidad como democracia”, advierte el representante del PRD ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), Arturo Pacheco Bedolla, en su oficina de cuya pared pende el calendario electoral.

El 29 de abril iniciarán campaña los candidatos a diputados locales; el 19 de mayo, los que buscan las alcaldías.

“La frontera entre la política y el narco cada vez se está estrechando más [en Guerrero]. No debemos dejar que la criminalidad brinque esa frontera y quiera tomar decisiones que sólo corresponden a las instituciones y a los ciudadanos organizados”, subraya Huicochea Vázquez.

Chilapa, Zihuatanejo y Petatlán, las tres ciudades donde han ocurrido los últimos cuatro asesinatos de aspirantes, se encuentran en dos regiones, Centro y Costa Grande, que junto a Tierra Caliente están marcadas como focos rojos en un mapa de riesgos que el gobierno estatal elaboró para que dirigentes partidistas y candidatos extremen sus precauciones al hacer campaña.

El mapa se hizo luego de un par de reuniones entre autoridades y partidos tan pronto empezó la violencia en contra de los abanderados a un cargo de elección popular, y porque tampoco es la primera vez que ocurre. En 2015 fue asesinado el candidato del PRI a la presidencia municipal de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz, lo que ocasionó que su rival de Morena, Laura Hernández Carrillo, abandonara la contienda. El del PRD, Miguel Cantorán Gatica, redujo a nada su campaña.

El presidente del PRI guerrerense manda por una carpeta roja. “El fólder rojo, amigo, ya sabes cuál”, le dice al asistente en el Comité Directivo Estatal. La carpeta contiene un legajo. Lo abre y de él asoma un mapa de Guerrero pintado en su mayor parte de verde, rojo, y un poco menos de amarillo; asoma otro con asteriscos e imágenes de armas [pistolas y rifles de asalto] que identifican zonas de influencia de grupos criminales y de autodefensa. Huicochea Vázquez se da cuenta de que el documento llama la atención y lo cierra; luego habla en general del diagnóstico que tienen al arranque del proceso electoral.
 

Municipios en rojo

Pero lo que importa ahora es el mapa. El vistazo del contenido de la carpeta fue confirmado por el vocero de Seguridad, Roberto Álvarez Heredia, que facilitó a EL UNIVERSAL el archivo completo que muestra los 81 municipios del estado: 18 están en rojo por su ubicación en zonas de alto riesgo en las regiones Centro, Tierra Caliente, Acapulco, La Montaña, Norte y Costa Grande; sólo en Centro han matado a 20 políticos, funcionarios y aspirantes de 2015 a la fecha, sobre todo en el corredor Chilapa-Zitlala.

Otros 17 municipios aparecen en amarillo porque representan riesgo medio y surcan toda la entidad. Desde Cutzamala en Tierra Caliente, hasta Ayutla en la Costa Chica; desde La Unión en Costa Grande, hasta Huamuxtitlán y Olinalá en La Montaña, pasando por las regiones Norte y Centro.

Los 46 municipios restantes están pintados de verde y no es porque estén exentos de violencia, sino porque es donde menos políticos y funcionarios han sido asesinados en los últimos años.

Pintar de rojo la zona Centro tiene dos razones. Una, el índice de homicidios es mayor y, dos, ahí operan cuatro grupos delincuenciales, Los Rojos, Los Ardillos, Los Jefes y Cártel del Sur. Los dos primeros en Tixtla, Chilapa, Zitlala, Ahuacuotzingo y Chilpancingo; los otros dos en la sierra de la capital y municipios circundantes. En Acapulco, también de rojo, operan el CIDA, Jalisco Nueva Generación y La Barredora.

En Costa Grande, donde han asesinado a ocho políticos, en su mayoría pintado de amarillo y verde, tienen presencia Los Granados, Los Viagra, Los Caballeros Templarios y otros grupúsculos locales.