Crónica. El pueblo devastado por el sismo que no tuvo reflectores

Además de Juchitán donde se reportaron destrozos luego del sismo del pasado jueves, existen comunidades de la región del Istmo a donde no han llegado ni las cámaras ni la ayuda
(Foto: Facebook Unión Hidalgo Oaxaca NCS)
10/09/2017
00:02
Ana Espinosa
Ciudad de México
-A +A

Juchitán de Zaragoza (Oaxaca), donde el sismo de 8.2 grados del pasado jueves dejó 36 muertos y cientos de casas destruidas, es el ejemplo que han puesto medios de comunicación, gobierno y organizaciones para mostrar la devastación, pero existen varias comunidades del Istmo de Tehuantepec que también han quedado destrozadas e incomunicadas y a donde no han llegado las cámaras ni la ayuda.

Unión Hidalgo (llamado Ranchu Gubiña por los locales) es uno de ellos. “En una noche, en diez minutos, lo perdieron todo”, relata a EL UNIVERSAL Mariana Santiago Soto, originaria de dicho pueblo, pero residente de la Ciudad de México y que, mediante las redes sociales, ha logrado contactar con sus familiares y organizar el envío de ayuda a esta comunidad.

Tras el sismo, Mariana se comunicó con sus seres queridos, pero no lograba contactar a sus familiares en Unión. Después se enteró que el epicentro había sido en Pijijiapan, Chiapas, no muy lejos de su pueblo y temió lo peor.

PEDIR, BUSCAR Y DAR AYUDA
Desde el sismo, Unión ha estado prácticamente incomunicado: no hay señal de internet ni para teléfonos móviles, sólo es posible llamar a teléfonos fijos. Además, el puente del Estero, la principal vía para entrar y salir del pueblo, fue severamente dañado.

puente_el_estero_union.jpg
(Foto: Facebook Unión Hidalgo Oaxaca NCS)

Omar Landeta, un joven reportero local que se dio a la tarea de tomar fotos y registrar la tragedia, subió a su bici y pedaleó 56 kilómetros por la carretera de La Venta, la única otra vía de acceso hacia Juchitán, a donde ya ha llegado la ayuda. Ahí logró conectarse a internet y publicar en redes la información que había recabado.

“Fue así como yo me contacté con él. Yo no sabía nada de mi familia, hasta que Omar me ayudó”, relata Mariana, “le dije dónde vivían mis tías, fue con su bici, las encontró y me envió una foto”. La imagen mostraba una pila de escombros donde solía estar la casa en la que creció Mariana y donde aún vivía su familia.

casa_union.jpg
(Foto: Facebook Unión Hidalgo Oaxaca NCS)

“Tengo puros recuerdos bonitos de ahí, es un lugar de mucha calidez humana”, señala Mariana. Ahora, con el sismo, “mis tías están bien, pero tristes, lo perdieron todo. Han vivido ahí toda su vida, ahí tenían sus negocios, sus casas, ahí crecieron sus hijos y nietos. Todo lo que conocían desapareció”.

“Omar me dijo que teníamos que hacer algo porque la ayuda no está pasando más allá de Juchitán. Me contó, por ejemplo, que tuvieron que evacuar un centro de salud donde había varias mujeres que habían dado a luz y que, tras el miedo por el sismo, no podían amamantar. Necesitaban con urgencia fórmula materna (NAN 1) biberones y agua”, detalla la joven.

Fue entonces que Mariana comenzó una campaña para enviar ayuda. A través de las redes se contactó con una comunidad de personas originarias de Unión Hidalgo y, con la ayuda de compañeros de sus clases de salsa y la voluntaria Maggie Ibañez, de la Iglesia de Scientology del Valle, coordinaron un centro de acopio. Rentaron una camioneta que, cargada de alimentos, ropa y medicamentos, salió al medio día de este sábado para tomar la carretera de La Venta y llegar al pueblo.

“Hicimos carteles explicando la situación y la ayuda que viaja en el vehículo, los pusimos en la camioneta con la esperanza de que la gente de Caminos y Puentes Federales (Capufe) les condone el peaje y les permitan pasar”, detalla.

union_hidalgo_nota.jpg

union_hidalgo_nota_2.jpg

COMUNIDADES OLVIDADAS
Mariana advierte que este es el caso de su pueblo, “pero alrededor de Juchitán hay otras comunidades que seguramente sufrieron daños similares, pero no se habla de ellas. En Unión Hidalgo hasta ahora no hay servicios, ni agua, ni electricidad, no ha llegado la ayuda gubernamental ni Protección Civil”.

De acuerdo con información recaba por EL UNIVERSAL*, los pobladores de Unión reportan al menos 7 muertos, lo cuales no estarían incluidos aún en la cifra global oficial de 65 fallecidos.

Frente a la tragedia, los pobladores se han apoyado unos a otros y han instalado un comedor comunitario en la primaria Benito Juárez, centros de acopio en el parque municipal y un albergue temporal en la casa de asistencia infantil, según detalla la página de Facebook “Unión Hidalgo Oaxaca. Noticias, cultura y sociedad”.

La página también señala que hasta el momento no hay presencia de la Marina ni la Sedena y que sólo algunas partes del pueblo cuentan con energía eléctrica.

*Con información de Juan Carlos Zavala, corresponsal en Oaxaca

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS