Colores y olores en víspera de Día de Muertos en mercado de Oaxaca

El Mercado de Abasto, el más grande de la capital de Oaxaca y del estado, está inundado de aromas de flor de cempasúchil, de copal, mole y frutas de temporada
Foto: Edwin Hernández/EL UNIVERSAL
28/10/2017
16:41
Lizbeth Flores/Corresponsal
Oaxaca, Oax.
-A +A

“¡Pásele!, ¿qué le damos?, ¿pan de yema?; flores, seño… dos kilos de jícama por 20 pesos”.

Es sábado al mediodía y el Mercado de Abasto, el más grande de la capital de Oaxaca y del estado, está inundado de aromas de flor de cempasúchil, de copal, mole y frutas de temporada, en víspera del Día de Muertos.

Cientos de oaxaqueños de la ciudad y municipios de la región de Valles Centrales acuden al día de plaza de muertos a adquirir los productos esenciales para sus ofrendas en el hogar, en la colocación del altar, y para la visita a las tumbas de su ser querido.

“Jícamas de a 10…”, de a 10 pesos, la cantidad que se volvió una medida única de pago en esta vendimia.

Aquí, el copal cuesta lo mismo que un kilo de jícama, de caña, naranja, manzana, mandarina o medidas de nueces, cacahuates y nísperos, todo al mismo precio.

El pan de muerto, uno de los símbolos de la conmemoración de esta tradición, es uno de los alimentos más vendidos, sobre todo, el de yema con mantequilla. De todos los tamaños y distintos diseños se encuentran, creados por productores de los municipios de San Antonino Castillo Velasco, Santo Domingo Tomaltepec y San Pedro Ixtlahuaca.

Las calaveritas de azúcar o amaranto atraen a niños y adultos, les encantan desde pequeñas hasta grandes.

El aroma del copal y del incienso cubre el ambiente de plaza, de todos los pasillos del mercado.

Mujeres y hombres compran desde ramos hasta bultos de cempasúchil, de las flores de borla, angelito y de campo.

Doña Soledad Sánchez se instaló desde el viernes y en la mañana del sábado ya ha vendido 500 pesos de flores, “está despacio la venta”, dice, pero faltan aún tres días para que el martes esté abarrotado de clientes.

También los puestos de adornos y disfraces lucen, desde las catrinas hasta las figuras de monstruos o políticos, tanto mexicanos como extranjeros, los cuales llegan a costar hasta dos mil pesos.

La novedad de este año en Oaxaca, son las máscaras del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, y la de Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional de Morena, quien aunque ya ha salido en ocasiones anteriores, esta temporada vuelve a aparecer. 

Son vísperas del Día de Muertos; fin de mes en que Oaxaca recuperó su tranquilidad en el caso de la capital y zona conurbada, tras una semana de intensas protestas y movilizaciones. Son días de guardar y de disfrutar también en las regiones devastadas por sismos y lluvias de septiembre, donde a pesar de los daños, habría festejo y honor a los que regresan a convivir con los vivos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS