Buscadoras en Coahuila celebran con misa sus 8 años

Integrantes del Colectivo Fundec refuerzan la esperanza de hallar a sus familiares desaparecidos
Fotos: Francisco Rodríguez
20/12/2017
03:38
Francisco Rodríguez / Corresponsal
Torreón.
-A +A

Integrantes del grupo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fuundec), celebraron con una misa ocho años de nacimiento del colectivo que busca a sus seres queridos desaparecidos.

María Elena Salazar, madre del desaparecido Hugo González, recordó que hace ocho años, cuando cada una buscaba sola a su hijo, las juzgaban de locas y ahora, en grupo salen a gritar y exigir por volver a abrazar a sus seres queridos.

Fuundec, que reúne a cientos de coahuilenses con un familiar desaparecido, es el reflejo de una tragedia. Fuundec tiene ocho años, pero el hijo de María Elena tiene nueve años desaparecido. “Un año más”, dice María Elena con una afonía que arrastra de días. “Mientras nos dé la vida aquí seguiremos”, agrega.

Para las familias de desaparecidos, estas fechas acentúan la ausencia. Lo abrazos no se aprietan igual, no hay regalos y la comida no se traga de la misma forma. “Pero también son fechas para celebrar la lucha, la vida; son fechas para fortalecernos”, refiere María Elena.

Cerca de 20 personas, madres en su mayoría, se reunieron en el memorial que recuerda a los desaparecidos de Fuundec en Torreón y alrededor del “árbol de la esperanza”, un árbol donde las familias colgaron listones verdes con fotografías y los nombres de quien no ha vuelto a casa.

En el sitio, que está dentro de la Alameda Zaragoza, el sacerdote Luis Valdez ofreció una misa. En el sermón, exhortó a las madres a renovar la fortaleza y la esperanza.

Después invitó a las familias a tomar el micrófono. Entonces, un arroyo de testimonios se escuchó. “Hoy es el cumpleaños de mi hijo Juan José”, mencionó Estela Rodríguez, quien tiene a su hijo, a su esposo y dos yernos desaparecidos.

Luego otra mujer: “Gracias por haberme dado fuerzas para haber aguantado ocho años sin saber de mi hijo”. Tomó el micrófono Rosalbina Zapata, madre de Carlos Gerardo García Zapata, desaparecido el 31 de octubre de 2008: “Gracias Dios por habernos dejado vivir estos años. Gracias por llegar este año. Pido fortaleza para nosotros que estamos en la búsqueda”.

Ixchel Mireles, que tiene desaparecido a su esposo Héctor Tapia Osollo, un ingeniero civil, habló: “Si yo no hubiera encontrado a Fuundec, hubiera estado loca o muerta. Yo ya tenía un diagnóstico de estar a punto de la psicosis”. Su esposo desapareció el 19 de junio de 2010.

Siguió una mujer joven: “Tengo un hermano desaparecido. Creo que lo que Dios unió no lo quita y yo sigo buscando a mi hermano”.

María de la Luz López, madre de Irma Lamas López, también agarró el micrófono: “Gracias a Dios porque me ha mantenido 9 años de pie para seguir buscando a mi hija. Espero que ya no se tarde otro año. Que sea mi guía y que guíe mis pasos hacia ella. Que no me suelte”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS