Bares de Cuernavaca piden garantías y competencia leal

Centros nocturnos de Cuernavaca exigen que las autoridades vigilen locales fuera de la ley
Hasta septiembre de 2017, Cuernavaca tiene registrados 2 mil 400 negocios con venta de alcohol, de los cuales se concedieron 44 licencias de funcionamiento en la alcaldía de Cuauhtémoc Blanco. (Fotos: TONY RIVERA)
02/01/2018
01:48
Justino Miranda / Corresponsal
Cuernavaca
-A +A

La noche del 29 de septiembre de 2017 que Óscar Antonio Gómez, El Negro, entró al Bar Attico de Cuernavaca se veía y actuaba raro. Aparentemente no llevaba ningún arma de fuego, pero alrededor de las 02:30 horas salió e ingresó nuevamente por la puerta principal sin ser revisado

Antes de las 03:00 horas, los trabajadores de la empresa Antros, Bares y Clubes Mexicanos S.A., razón social de El Attico, vieron que cuatro personas discutían en pasillo que conduce hacia los sanitarios. Eran Óscar Antonio, dos hombres y una dama.

La reconstrucción de los hechos arrojó que El Negro siguió a una joven, de aproximadamente 24 años, para tomarla con fuerza del brazo y obligarla a irse con él. Ella lo rechazó y en respuesta la arrojó contra la pared, eso provocó la intervención de otro cliente del bar, identificado como Alfredo Israel Hernández, estudiante de la carrera de Derecho. 

Al pleito se sumaron otros dos sujetos, pero fue Alfredo quien enfrentó a El Negro y logró derribarlo para defender a la chica. Cuando Óscar Antonio se levantó sacó una pistola ceñida al cinto y disparó a mansalva contra Alfredo. La autopsia determinó que la bala atinó en el tórax y provocó una hemorragia interna que le causó la muerte.

El caso levantó la preocupación de autoridades estatales, municipales y del Congreso de Morelos, para buscar garantías para los visitantes a los bares y centros nocturnos, sin que fueran efectivas o haya una verificación regular de estos establecimientos.

Andrés Remis Martínez, presidente de la Asociación de Discotecas y Centros de Espectáculos (Adice), afirmó que el tema debe ser analizado de forma objetiva porque las armas no se encuentran en los bares establecidos, sino que vienen de afuera: las meten los clientes.

Remis sostuvo que los socios de Adice acordaron adoptar protocolos de seguridad que incluye la revisión corporal de los hombres y los bolsos de las mujeres, además de contar con personal de seguridad capacitado. Por lo mismo, indicó, ninguno de los asociados tiene registros de un homicidio en el interior de su negocio como sucedió en el Attico, el cual no pertenece a la asociación.

Propuestas sin concretar

El crimen del estudiante universitario tuvo repercusiones en el Congreso de Morelos donde los diputados locales propusieron adecuar la Ley para la Prevención y Combate al Abuso de Bebidas Alcohólicas y de Regulación para su Venta y Consumo en Morelos, para obligar a los establecimientos expendedores de bebidas con alcohol a instalar una paleta o dispositivo detector de metales o, en su caso, arco detector.

También en el ayuntamiento de Cuernavaca se propuso modificar la Ley Reguladora de Bebidas Alcohólicas del municipio y exigir a los negocios la colocación de arcos detectores de metales. Juan Diego Pons Díaz de León, secretario de Desarrollo Económico y Turismo municipal, declaró que el objetivo es que los clientes estén seguros y se diviertan sin riesgos.

Sin embargo, el abogado Enrique Paredes Sotelo, representante legal de los familiares del estudiante universitario asesinado en el Attico, lamentó el desconocimiento de autoridades locales y legisladores porque, argumentó, el artículo 33 de la Ley para la Prevención y Combate al Abuso de las Bebidas Alcohólicas y Regulación para su Venta y Consumo en Morelos indica: “Los negocios que venden alcohol deberán contar con paleta o dispositivos de detección de metales o, en su caso, arcos detectoresde metales”. 

Paredes Sotelo, ex secretario del ayuntamiento de Cuernavaca, afirmó que el bar incumplió con ese requisito legal y por lo tanto se le debe revocar la licencia de funcionamiento y no sólo quedar clausurado cómo hasta ahora.

Hasta el mes de septiembre de 2017, Cuernavaca tenía registrados 2 mil 400 negocios con venta de alcohol, de los cuales se concedieron 44 licencias de funcionamiento en la actual alcaldía de Cuauhtémoc Blanco.

De acuerdo con el ayuntamiento, 49 establecimientos han sido clausurados; 26 por vender alcohol a menores de edad, en tanto a 306 se les ha infraccionado por no respetar el horario permitido por la ley. Ahora el corredor predilecto de los jóvenes de Cuernavaca es la avenida Teopanzolco y las plazas comerciales de San Diego y Río Marina, donde se encuentran varios bares.

Cinco casos en un año