Bar beca a pintor con “barra libre” de por vida

Luego de restaurar e intervenir en la creación del mural “Heredarás el Submarino”, Rogelio Urrusti ha sido becado por la cervecería de la ciudad de Villahermosa donde se encuentra esta obra desde hace 26 años
Bar beca a pintor con “barra libre” de por vida
Foto: Luma López/EL UNIVERSAL
31/03/2018
15:26
Luma López
Villahermosa, Tab.
-A +A

El Submarino es un punto de reunión de políticos, intelectuales, periodistas y parroquianos, también es una escuela de pintura, y es el único bar que ha otorgado una pensión vitalicia de cerveza.  Fundado en 1944 y ubicado en el centro de la ciudad de Villahermosa, ha sido testigo de los cambios políticos y sociales del estado, luego de que ciudadanos de todos los sectores lo adoptaron como su segunda casa y oficina. 

En esta cervecería, que abre todos los días, incluyendo los festivos a partir de las 10 de la mañana, el caricaturista tabasqueño, Gutemberg Rivero, pintó hace  26 años un mural donde dio vida a los visitantes habituales de su época y lo llamó “Heredarás el Submarino”,  fue creado en protesta por la falta de espacios públicos y como parodia a otra grandilocuente obra oficial del Congreso del estado, llamada “Heredarás el Universo”. 

Con el paso de los años, el mural de la cantina ha requerido de mantenimiento y, a falta de dinero, los dueños optaron por pagar con cerveza al pintor Rogelio Urrusti, único artista con vida de los que participaron en su creación. Así, el también caricaturista goza de “barra libre” vitalicia “hasta morir”.
010pintor_beca_chelas_2.jpg
En charla  con EL UNIVERSAL, el artista tabasqueño refiere que este mural en  El Submarino “es esa herencia” que dejó el caricaturista Gutemberg Rivero a los pintores locales, a quienes  ahora les toca meterle mano. “¿Qué  planteó el maestro Gutemberg? Sólo heredar algo suyo: su pintura y su corazón”, puntualizó. 

Agregó que “es un lugar que también se convierte en tu oficina, tu segunda casa, porque te sientes  a gusto y te estás tomando una cerveza  como lo hago yo, ¡hasta morir!”.  Pese a ser una cantina tradicional,    no tiene edificio propio;  desde hace 74 años renta a una cuarta generación. Su propietaria, Lourdes Sánchez, teme que al cambiar el domicilio El Submarino  deje de ser visitado y se acabe la empresa familiar. “Esperamos llegar a una oferta que nos pudiera asegurar la propiedad”,  dijo. 

La dueña de la cervecería, el caricaturista, periodistas y un grupo de intelectuales pedirán a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) que fijen su interés en el lienzo urbano como museo viviente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS