Autobús se impacta contra doble remolque en Guerrero

Aseguradora del camión en que viajaban condiciona ayuda a no denunciar al operador
En el hospital de Chilpancingo permanecen 20 pasajeros heridos, seis de gravedad, incluyendo a una menor de seis meses de edad. (SALVADOR CISNEROS. EL UNIVERSAL)
18/08/2017
01:18
Arturo de Dios Palma
Chilpancingo
-A +A

Sandra Onofre Camargo llamó por celular a sus familiares a las 21:35 horas del miércoles. Pedía auxilio: minutos antes el autobús en el que viajaba, número 2527 de la empresa Costa Line, se estampó contra un tráiler doble remolque.

A Sandra le urgía la ayuda para su hija Sofía de seis meses, quien recibió un golpe en la cabeza. Ellas salieron de la Ciudad de México a las 17:50 horas de la terminal Tasqueña con destino a Chilpancingo. En el kilómetro 232 de la Autopista del Sol, el camión se impactó sobre el tráiler de la empresa Saldaña Granada. El saldo: un muerto y 33 heridos.

La mujer pidió auxilio porque al lugar habían llegado dos patrullas de la Policía Federal y dos ambulancias, pero ninguna trasladaba a los heridos. Su cuñado, Lucio Alberto Martínez Cortés y otros familiares salieron de su casa en Tixtla rumbo al lugar del accidente. Llegaron a las 22:20 horas. A los heridos los atendían en piso: tomaron a Sandra y a la bebé, y en auto las trasladaron al Hospital General de Chilpancingo.

Sandra y su hija ahí continúan hospitalizadas. Los médicos han dicho que la menor tiene un traumatismo craneoencefálico. Pero no le han tomado placas.

Lucio platica que alrededor de la una de la mañana, al hospital llegó un representante de Banorte, la aseguradora de Costa Line, y hablaron con los heridos que aún estaban conscientes, les ofrecieron trasladarlos a una clínica particular a cambio de que no interpusieran una denuncia en contra del chofer (a quien al parecer lo venció el sueño) y de la empresa Costa Line. Ese acuerdo lo aceptaron 13 familias.

Lucio dice que ellos no pueden aceptar el trato porque si después la bebé Sofía tiene secuelas, nadie responderá por ella. Las demás familias están en una situación similar: piden que el seguro cubra en su totalidad los gastos sin condicionamiento.

Por ejemplo, una anciana que sufrió seis fracturas y una herida en la cabeza necesita una operación, pero en el hospital le han dicho que no pueden hacérsela porque no cuentan con el material. Al igual que la familia de Sandra, no quieren aceptar el trato de la aseguradora porque si quedan secuelas nadie se responsabilizará. Mientras en el hospital de Chilpancingo están 20 pasajeros heridos, seis de gravedad, incluyendo a la bebé.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS